Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS Sin llegar á ser un fenómeno, tampoco cayó en lo despreciable y se le VIO con gusto casi siempre, porque, dentro de su modestia, llenaba dignamente su puesto. Diez años y algo más ofició de notes cedió el primer toro á Carrillo t r a n las reses seis de Saltillo y una de Clemente. A raíz de dar nosotros tal referencia en contestación á la quinta pregunta del Averiguador nos escrido los toros tercero y sexto de Concha y Sierra, alternando con Bonarillo y Velasco. Gracias al referido señor podemos dar estos detalles. Carrillo trabajó p o c o después y apenas se ha. sabido nada de él. Reside en La Carolina, provincia de Jaén, por donde suele torear algunas funciones que se saben y otras de las que no se entera nadie. DULZURAS. EL LIBRO DE GALLITOJ) U na vez más repetimos lo qué tan tas otras hemos dicho en el transcurso de unos meses. Pocos años ha habido la actual fiebre de escribir libros de toros, y hacemos constar con satisfacción ue casi todos con gran éxito de público. Ahora le ha tocado el turno á. El IL bro de Gallito, hecho por el amenísimo escritor y notable periodista Alejandro Pérez Lugin (Don Pió) El prólogo no es Otra cosa qae una entrevista del autor con el célebre ex diestro Guérrita; el relato de un día en el campo con aquel coloso y su adorable, familia, viendo el 1 e c tor como en el transcurso de la conversación da el gran Rafael su opinión respecto al hijo de su maestro (7 alltio. Afirma Guérrita que es un artista del toreo y hace grandes elogios de sus condiciones de inteligencia y arte ante las reses En la parte dedicada á datos biografieos, que es la más extensa de la obra, no se fatiga el lector, pues hay una sene de narraciones pintorescas y anecdóticas que se ieen con avidez por la variedad de los hechos y notable diferencia que hav entre unos v otros. Se ven los numerosos amigos de las épocas prósperas y el abandono en que todos dejan á la familia del gran i ernando Gómez, aun en vida de éste cuando ya no podía trabajar y por tanto no iba á hacer nada por nadie. Las altas y bajas del hoy popular espada, que tantas veces se ha hundido para volver á resurgir y todo lo que ha ocurrido á este diestro en su peregrinación pública y privada, luchando por la vida y por 1 gloria Después de todo esto, habla Gcúlito de su arte y de sus compañeros, materias muy delicadas y peligrosas ambas, de las que sale bien con una demostración de buen juicio verdaderamente difícil de poseer. Aparte su disconformidad con dos o tres de las afirmaciones que Bombita hace en su libro, en lo demás no hay ni una sola frase ni el más leve Ftanclsco Carrillo. Villero, pensando en doctorarse cuando ya estaba algo pasado. Se ha dicho repetidas veces que tomo la alternativa el 28 de Septiembre de 1902, en Palma de Mallorca, pero no es exacto. Aquí mismo, en Los TOROS, hicimos Igual afirmación, porque así lo habíamos leído con toda clase de detalles pues, en efecto, en tal corrida, Fuen- bio D. Manuel Caraballo, de Sevilla, una atenta carta en la que nos informo minuciosamente de lo referente á la antigüedad de Carrillo. Fué en 1901 cuando recibió la alternativa, en la plaza de La Línea, el 8 de Julio, de manos de Quinito y con ganado de Peñalver. Antes de torear en Palma lo hizo en Utrera el 8 de Septiembre, matan-