Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL SINO Tener mas teñe como dor es peor, ¡De. tal m con sus Ic que no hay hombre en la oficina que no tema sus acciones; pues si alguien le compromete, alza el grito, frunce el zuño y á todo el mundo le mete el corazón en un puño. Fué su prim. er chifladura la de la fotografía, y temblamos como á un miura á su terrible manía; porque, en sus delirios fieros, nos arrancaba los trajes y nos retrataba en cueros ¡para un grupo de salvajes! O con tinta nos untaba para otra prueba distinta, y luego ¡cualquier quitaba de nuestras caras la tinta! La esgrima fué su segunda aberración, ¡y era un lio! i nos pegaba cada tunda de padre y muy señor mío! Con extraña ligereza enarbolaba el bastón y no quedaba cabeza sin IJevar un coscorrón. Pero eso era gloria pura, porque hoy ya llegó á tener la más terrible locura que podemos padecer. JHaciendo alardes de fuerza, no deja quietas las sillas, ni hay un hierro que él no tuerza, ni mesa que no haga astillas; él solo, con brazo fuerte, nos levanta á tres ó cuatro y á todas horas convierte la oficina en un teatro. De este hombre, que era un malv según dice quien le adula, ¡no hay remisión! no nos salvfi r ni la consabida bula. Este hombre nos aniquila, pues, á mi pesar, recelo que aún no nació la Daíila que le ha de tomar el pelo. FRANCISCO SALINAS POBES. De nuestro Concurso. Lema: Gloria