Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Una de las bandas de iiirliníoeu más nutridas y populares de la reglón. LOS FIRLINFOEU p STA palabra, al parecer extraña, es una de las más dulces para los brianzolos. Con ella se designa á los alegres músicos de aquella región encantadora, que se llama poéticamente el jardín de Lombardía y que ha sido comparada con un inmenso cuadro trazado por un pintor divino. Pero con la palabra firlinfoeu no sólo se designa el músico, sino también el instrumento. Es una onomatopeya que imita el sonido del aire en la caña, y el instrumento es de cañas efectivamente, alineadas y clasificadas en una forma que recuerda la clásica flauta de Pan, la siringa agreste aún conservada entre las sencillas gentes y recordada de vez en cuando por los poetas. Las cañas que sirven para el firlinfoeu son de la propia región de Brianza, cañas esbeltas y muy rectas que crecen junto á los ríos y los arroyos. Las más altas- -á veces de la estatura de un hombre- -producen las notas graves y su sonido recuerda el bufido asmático y fatigoso de una locomotora en el momentO de partir. Con las cañas pequeñas se obtienen las notas agudas, muy parecidas á los alaridos del pito del tren. Pero estos recuerdos se desvanecen en cuanto la banda, bien ensayada y dispuesta, deja oir una de sus sonatas. Su música es admirable, llena de brío, apta para los matices más delicados. Cierto que ha de tocar en un solo tono; pero, dentro de él, saca increíbles efectos, y sus fortísimos y pianísimos, particularmente, resultan imponderables. No se pregunte á los músicos cómo se llaman éstas ó las otras notas que arrancan á su instrumento. Ellos lo ignoran. No saben música; pero tienen, en cambio, el supremo instinto del arte, que les hace poner en aquellas cañas el alma entera... ¡Y también el cuerpo! Porque el firlinfoeu, al ejecutar una pieza, ha de hacer tantos y tan continuos movimientos de cabeza en todos sentidos, que al terminar su ejecución queda, más que rendido, mareado. i Los Hrlluioeu del porvenir. Fots. Argus