Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Córtese por esia rá COPLAS ARAGONESAS Las stguiSHies coplas ¡ue seguramente gustarán á nuestros pequeños lectores, están escritas por el niño Ángel Sans Nougués, que sólo tiene diez años de edad. Ángel Sanz es de Teruel, y en sus versos demuestra que tiene amor á la Pilarica, á su tierra y á España, como todos; los buenos aragoneses. Demuestra también verdaderas condiciones de poeta y por ellas le felicitamos, deseándole que llegue á ocupar el puesto que, merece, El E b r o nace en Reinosa y luego besa el Pilar, riega mil campos de flores p a r a morir en el mar; L a s mujeres de A r a g ó n saben luchar y querer, porque al fin son descendienfo de Agustina é Isabel. L a bandera aragonesa es la que está sobre el m a r porque guerras y batallas la fueron á coronar. P a ser buen aragonés se necesitan tres cosas: grandeza de corazón, ser leal y ser patriota. L a s mujeres de Aragón saben cantar y bailar, porque son las doncellicas de la Virgen del Pilar. P a r a cantares, la j o t a pa río, el Guadalaviar, y para joyas hermosas, nuestra Virgen del Pilar. Cuando y o erau chiquiíico, mi m a d r e rae hizo cantar una co íco baturra á la Virgen del Pilar. ÁNGEL S A N Z NOUGUES. ESCENAS INFANTILES c rjinTi M i o QUINTÍN, aoce años; JUAN, catoíse, criado á su servicio; MANOLO, trece, amigo de QUÍNTIN. SI cuarto de estudio de QUINTÍN. ESCENA PRIMERA QUINTÍN y JUAN. QUINTÍN ¿Qué ocurre? JUAN Que son las cuatro. QUINTÍN JUAN ¡Pero si las tiene puestas! QuiNTíír i Ah, sí? E s cierto, pért) mira éomo están. ¿Voy á ir con estas manchas de barro que tiehen, en un vagón de priinera, con ios papas dé Manoíó y su t í á l a litiñdesá? JUAN ¿Y qué? JUAN Quítesela y las limpio en un m 6 mfettto. QUINTÍN Que á las cuatro y media vendrán por el señorito. QUINTÍN Las negras. Veiigári las negras á escape. JUAN ¿y te estás con esa flema? i Por qué no me has avisado antes? JUAN (Busca por la habitación y no en cuentra más que una. No parece la derecha. QUINTÍN ¡Si ésta es la tercera vez que le aviso! QUINTÍN i Dónde la has puesto? ¡Responde JUAN i Silencio! ¡A mí no se me contesta! Yo creo que tengo tiempo de sobra, porque yo en treinta minutos puedo vestirme y estar, listo cuando vengan. ¿No me oyes? JUAN ¿Yo, señorito? (Sigue QUINTÍN buscando. i No seas imbécil! No está en el cuarto Debe de estar en la huerta. JUAN i En la huerta? QUINTÍN Sí, señorito, pero como Usted desea que no le conteste... QUINTÍN Nunca lograré que me comprendas. Eres más torpe que un topo. JUAN ¡í 4 í- ¡Señorito! QUINTÍN Sí, no pongas esa cara de babieca. Cuando me estaba acostando empezó á ladrar la perra del guarda y para asustarla la tiré una bota. ¡Vuela, anda: 4 buscarla, pesado! (Vase JvAN corriendo. QUINTÍN ¡Basta! Vengan mis botas de color. Búscalas. -110- Iré preparando mientras las otras cosas. ¡Dios mío I Continuará. -107-