Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PAStiO CA API Tarde tibia, dulcísima, serena... Cielo sin nubes, Sol resplandeciente... Atmósfera otoñal, de efluvios llena... Quietud del campo, mística, imponente, que interrumpe del ave el tenue arrullo y del trémulo césped el murmullo. Por las sendas difíciles del monte voy lentamente, absorta, meditando... Y el infinito espléndido horizonte va la mirada extática abrazando... Y cual lejano y quejumbroso ruido la voz del labrador llega á mi oído. Andando por los surcos y entre abrojos, cansada, al pie me siento de una encina el Sol contemplo, que con rayos rojos, majestuoso á lo lejos ilumina, aJíZtr iti i. ct con el fulgor de su postrero brillo, erguido entre sus ruinas el castillo. ¡Oh, soledad del campo misteriosa! i Oh, paz fascinadora I ¡Oh, dulce caloía! Lejos de la mundial vida afanosa aquí descansa y se complace el alma en este claro y solitario ambiente por los espacios piérdese la mente... Aquí, bajo la bóveda infinita, compasión y pesar siento profundo por el que lucha y con afán se agita en el falaz é inquieto mar del mundo; y pienso: ¿á qué luchar contra la suerte, si al lado de la vida está la muerte? MARQUESA DE BOLANOS. TilTafranca, del Castillo de Aulencia.