Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Qir e ENANOS CELEBRES CHARADA REPRESENTABLE CUADRO PRIMERO tín colegioi EL PROFESOR vez en cuando en circos algunos Decríanos que nos se exhiben con nuestros teatros ytanto como nos divierten sus habilidades asombran por su estatura. Pero cuando nos acordamos del viaje de óulliver á Liliput, nos parecen casi, casi unos gigantes esos enanos en comparación con ios liliputienses de que nos habla el autor de aquel famoso libro. También en los cuentos más populares escritos para los niños stí habla de hombrecitos de esos cuyo tamaño nos parece inverosímil, y llegamos á suponer que no existieron nunca más que en la imaginación de los cuentistas. Suele ser tan ardiente y soñadora la imaginación de los escritores, sobre todo si son poetas! Sin embargo, ha habido enanos que podemos llamar célebres cuya existencia nosdemuestra que todas las fantasías son posibles y hasta que se quedaron cortas en ocasiones. Unp de ellos era inglés y se llamaba Godof redo Hudéon. Cuando tenía ocho años Je presentaron a la Reina Enriqueta de un modo verdaderamente original: encerrado en un pastel que fué servido á la mesa, y del cual salió Hudson cubierto con una iarmadura de guerrero... i Buen susto se llevarían los comensales! Esto no lo dice la Historia; pero, éh cambio, consigna, que se quedaron todos maravillados al ver á aquel hombre de tan pocos centímetros, i A cualquiera le hubiese ocurrido ló propio! Otro inglés que se llamaba Tom Pouce fué presentado á la Reina Victoria, siendo acogido con entusiasmo por la Soberana. El pueblo le abrió calle para que llegase hasta el coche feal, y le aclamó no menos entusiasta que la Reina. Tom Pouce era muy inteligente y bien proporcionado. En Francia hubo otro curioso ejemplar, que nació en 1741; Nicolás Ferri. Tenía nueve pulgadas al nacer y le llevaron á bautizar en una fuente, Su cuna era un zueco de madera, y todavía le sobraba espacio. Con los años no perdió su condición de enano, haciéndose admirar también como cantante y bailarín; pero su inteligencia fué siempre del tainaño de su estatura. Lo que quiere decir que Ferri era muy poco inteligente. Después de estos casos, ¿quién duda de los cuentistas que nos hablan de esos hombrecillos microscópicos? ¡Quién sabe si íihora mismo no viven otros enanos parecidos álos citados, los cuales serán célebres con el tiempo! ¡Lástima que no sepamos el tamaño exacto de nuestro famoso enano, uño de los más célebres del mundo: el enano de la Venta J -H- me he metido en una lancha y tengo miedo. ¿Y tú, Julia? JtJLlA Nada, ustedes se han propuesto estar todos castigados. Toman ustedes á broma la escritura y no harén caso de mis lecciones. GonzálcE. GONZÁLEZ Yo me embarqué muchas veces. RAMÓN Esta de nada se- asusta, PEPE Servidor. EL PROFESOR Ni hay por qué. La lancha es buena y el patrón nos asegura que no hay peligro. TULA RAMÓN- t Qué garrapatos son éstos? ¿Estas son letras? López. LÓPEZ En tal casó, ¡Animo! A la barca, Tula, TULA- Servidor. EL PROFESOR f ¿Qué rasgos y qué perfiles son éstos? ¿iTsted piensa que hay cristiano ue entienda lo que aqui dice? érez... pero ¿á qué cansarnos, si todos están lo mismo. Hoy ho baja nadie al patio á la hora del recreo hasta que me haya copiado treinta veces y con letra clara y bien hecha el octavo temaj que es éste que dice: ¿Tiene usted el papel blanco? -No, pero tengo las botas de montar de mi cuñado: Bien escrito y treinta veces. Señores: primera- cuatro. CUADRO SEGUNDO BiO. na puerta de mar. PEPÍE Como queráis. PEPE Ven sin iniedo. Ya verás cómo te gusta, (Se embarcan. JULIA TULA. Ves qué agradable? jQué clara se ve el agual PEPE Con la luna es como hay que verla; brilla como plata. RAMÓN La dibuja el cabrilleooóo, TVÍA (Cantando. Lá tarde está muy hermosa jr el mar como una laguna de tranquilo. ¿No os agrada dar un paseo? Yo nunca 91 i Ay, Dios mío I Se me va lá vista, ¡Áy, Julia, me pongo mala! PEPE No es nada. CmHa tercera- segunda. Continuará,