Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IOS TOROS NOTAS TAURINAS HISTORIA NOVELESCAS LOS HERMANOS (MALE cas) todas las historias, E sta, como referida ame de aliora; i; i ha sido pero no dejará de haber muchos lec- Y no se arguya que ao podía hacerse famoso el diestro en tales condiciones, porque nadie negará que también lo han sido otros que tenían tantas disposiciones para la lidia de reses I avas como un hipopótamo para hacei encaje de bolillos. Hubo un empr sario que quiso sac a r partido de 1 a popularidad d e llenó la plaza. Salió el primer toro y comenzó el escándalo, que ya no tuvo fin. Picadores, banderilleros, todos, eran dignos de aquel espada. Los de aupa picaban como para hacer albondiguillas l o s rehileteros clavaban donde buenamente podían, nunca en buen sitio, y el publico vociferaba indignado ccntia aquella cundí illa teres para quienes sea completamente nueva y en obsequio suyo la reproducimos. Erase un torero que había logrado no poca fama en Sevilla á fuerza de hacer disparates en los cuales no se vislumbraba el m á s insignificante a: somo de conocimiento del arte de torear. aquel novillero- -i no hemos dicho que era novillero? -y organizó una corrida en que el hombre anunció que haría grandes proezas. Cinco eran las reses, defectuosas todas ellas, y el diestro aquél, que se apodaba Male, exigió que figurase como segundo espada en tal corrida un hermano suyo. Por fin llegó el día de la fiesta y se Llegó el momento de matar e! primer tpro. Allí era donde había que ver á Male. Brindó el espada, áe calmó el público j aguantó las disposiciones de aquél, que ordenaba á sus peones que le corrieran el toro de un lado á otro antes de acercarse. Fué preciso decidirse. Male se fué al bicho, -tendió la muleta y... ¡allá