Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIONES PUBLICAS I labor más importante á que se entregan todos los espíritus superiores es la de hablar mal del tiempo en que tuvieron la desgracia de nacer. Y esta tarea, aunque parezca un poco deprimente, es, sin embargo, reconfortante y saludable, porque todo el que se muestra descontento de lo que tiene da á entender con ello que aspira á algo mejor, que no está satisfecho, que le parece pequeña su fortuna. Esta observación, aun pareciendo perogiullesca, es una de las más penetrantes, agudas y sutiles que se pueden imaginar. Ella justifica la admirable actividad de los filósofos, de los sociólogos y de los poetas, cuyas lucubraciones científicas ó poéticas suelen resultar un tanto desagradables para sus lectores. Dos son los sistemas que se siguen. para censurar el momento presente: ponderar las excelencias de pasado y anunciar las ventajas del porvenir; Claro es que con tal ponderación. y con semejante anuncio basta y sobra para el descrédito del tiempo actual pero nunca están. demás, junto a esos himnos en honor de lo que se sueña, las censuras correspondientes contra, la realidad en que se vive. Y, sobre todo, ¡nada de concesiones... Ningún fustigador que se estime en algo debe reconocer nunca la menor bondad en su época Tal vez algún individuo de esa numerosa familia juzgue una tontería cuanto queda expuesto; ello era, sin embargo, preciso como prólogo á una declaración La siguiente; la publicidad es el arma mejor para sa car dinero en beneficio del prójimo. Y como la publi- cidad sólo existe desde que hay periódicos, puede alabarse esta virtud de nuestro tiempo, con permiso de los que la censuran en nombre de los antiguos. Sí. Las suscripciones públicas, abiertas con fines caritativos, alcanzan sumas crecidas, y á veces fabulosas, gracias á la publicación de las listas donde cada quisque ve impreso su nombre junto á la cantidad depositada... ¿Se sabe quién fué el inventor de estas suscripciones... Dígalo quien lo sepa, que, una vez conocido, será declarado candidato á una estatua, erigida por el mismo sistema. Fué un gran psicólogo. Comprendió que la vanidad es una de las mejores fuentes de riqueza. Supo aprovechar, en beneficio general, ese deseo particular íjue siente el corazón del hombre de que todo el mundo conozca sus iatidos. Cierto que hay personas verdaderamente caritativas, cumplidoras de aquel hermoso precepto evangélico; Que tu, mano izquierda ignore lo que. hizo la derecha pero á la mayor parte de las gentes le gusta que todas las manos aplaudan ó estrechen la suya cuando dejó caer, con el ruido consiguiente, al gunas monedas en el platillo de la caridad. Conocí á un ciudadano, algo filósofo, el cual se salía premeditadamente de dicho precepto, para no tener que faltar á él, pues era respetuoso con casi todos los demás, y buen cristiano. Quiere decirse que daba siempre las limosnas con la mano izquierda. No faltan algunos, que pregonan su caridad á medias, que no se la comunican á, todo el mundo; sino á sus íntimos ante los cuales hacen, gala precisamente del secreto de su acción. Son los que firman en las listas con seudónimo ó con el nombre de pila y alguna particularidad sólo conocida, de sus amigos. Una persona caritativa, 0,50 Julián, en recuerdo de su tía, 2,25 Antoñito, Pepito, Luisitá. y Juanita, por su abuela Dolores, i peseta Doña Alejandra y don Blas, 5 pesetas etc. etc. También hay quien conserva el buen humor ante la miseria del prójimo y se sale con una bromita al frente de sus pesetejas. Pero donde abundan estas bromas es en las suscripciones públicas abiertas con fines artísticos ó literarios. Muchos suscriptores se creen, obligados á derrochar su ingenio en tal momento, acaso para justificar que no derrochen su dinero, que sería entonces lo más práctico. Porque á una de esas, bromas corresponde, generalmente, una cantidad exigua. Viva la Pepa! 0, i5 Un aficionado á las, hijas de Eva, 0,50 Un amigo de Baco y compañeros, 1,25 EÍ hórnbre más feo de España, 0,5o La tertulia del Nacional, 2 pesetas ¡M alegro verte güeno! 0,75 y otras análogas. En, las suscrijjciones públicas organizadas con un objeto político, leemos, en cambió, cosas serias y á veces terribles, candidamente expresivas de las ¡deas, deseos, ó preocupaciones del suscriptor. Estas cosas varían, naturalmente, según sea la suscripción para la derecha ó para la isqiúerda... Vn amigo del orden, 2: pesetas Uno que desea la extirpación de la mala hierba revolucionaria, 0,50 Para colaborar en el imperio de la autoridad, i peseta Dios, Patria y Rey, 0,75 son algunos sumandos de una de esas listas át. ls. derecha. En las de 2. A: quiefda suelen leerse otros análogos, con cantidades parecidas; Viva- el Progreso! Un amante de la justicia ¡Abajo los tiranos! Libertad, igualdad y Fraternidad Ninguno, sin embargo, tan entusiasta, candido y gracioso al mismo tiempo, como él siguiente que apareció en una de estas últimas listas, y que- no: puede atribuirse al interesado, Toriíasito; Fernández, de dos meses, de edá- d, republicano de toda la vida, i peseta. GIL P A R R A J C) Dibujo de Medina Vera.