Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mnUcJERTEieHSH Es una pequeña máquina de níquel, parecida en su forma á las de escribir, y sirve para dar las cartas á los jugadores. La baraja se coloca dentro, se hace presión sobre un resorte y el aparato gira, despidiendo las cartas una á una con gran rapidez y precisión. Me figuro que los jugadores lo adoptaráii en seguida, porque tiene dos ventajas muy apreciadas entre ellos: ganar tiempo y evitar las equivocaciones, muy frecuentes cuando el que da las cartas no tiene mucha práctica. p l famoso pedernal, del que tanto se ha hablado y que debe su éxito á la prohibición del Gobierno francés para usarlo en público, se encuentra ahora frente á un competidor temible. Es una maquinilla que no necesita fósforos para encenderse. Se compone de una especie de cajita de madera cuadrada con cantoneras de bronce dorado, donde se oculta una pila eléctrica muy chiquita. Debajo tiene un recipiente lleno de esencia con su correspondiente mecha. La cajita est, abierta por un lado, de modo que k mecha pueda i onerse en contacto con la pila eléctrica, produciendo instantáneamente una llama azulada. p n todas las épocas y todos los países han servido las flores para demostrar á las señoras afecto, cariño ó admiración. Generalmente se regalan formando un ramo, en una cesta cOn su correspondiente lazo ó en un bonito cacharro. Hasta ahora no se conocía otro medio, si bien es verdad que dentro de este procedimiento caben infinidad de variaciones. Hoy tenemos un medio nuevo, y que, por lo original, ha sido muy bien recibido. Se envían en una caja, cortadas, como las que vienen de la Costa Azul. Hay mucha gente que prefiere las flores al natural, es decir, sin alambres, que las pongan rígidas y acorten su vida. t- 3 e oído varias veces quejarse de la moda antihi giénica 3 poco lógica que impone las medias caladas y el zapato escotado para salir á pie en pleno invierno. Las señoras protestan, pero sufren el frío resignadas, porque la moda lo exige, y es preciso ser elegante. ¡Cuánto más prácticos son en los aíses del Norte! En Inglaterra y en Alemania se usa calzado fuerte para la calle, porque comprenden que no es posible andar de veras con. los zapatos que se han hecho para pisar tapices. Pero puesto que aquí se ven las cosas desde otro punto de vista, bueno será que las señoras conozcan los calcetines invisibles que un fabricante francés ha inventado pensando en los rigores del frío. Son de seda color de carne, tienen la forma de un zapato bajo, se adaptan perfectamente al ¡ic, abrigan mucho y no abultan nada. Creo que reúnen todas las condiciones que puede desear la más exigente. MUEBLES MODERNOS Hincón de gaWnete- despaoho para señora ó señorita.