Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CSríese ptr esta raya. LTSTA D E IJOS B O I I E T I N E S I N- OliüIDOS DENTKO D E IJOS SOO N Ú M E R O S PREMIADOS POR GENTE MENUDA SEGÚN E l i SORTEO D E IJA LOTERÍA D E 28 D E F E B R E R O Núm. 26.091. -Carmen Cortizas Courtier, Pontevedra. Núm. 26.146. José Ortiz, Madrid. Núm. 26.147. -Alvaro Pacheco de Tedel, Porto (Portugal) Núm. 26.212 -Julia R e y e s Montero, Badajoz. Núm. 26.235. -Felipe de Peña y Díaz, Llerena (Badajoz) Núm, 26.3 Ó 1. -Bernardino Saptosi, Cádiz. Núm. 26.365 -Pepita Gómez, Madrid. Núm. 26.370. -Alonso Domínguez, Aroche (Huelva) Núm. 26.274. -Francisco Javier González Suárez, Fluelva. Núm. 26.382. -Manolito Nido Idígoras, Madrid. Núm. 26.383. -Pepita del Nido Idigoras, Sevilla. EL CORAZÓN DE UN L FANTH hijos y los puso á los pies del elefante, diciéndole con lágrimas en los ojos: -Ya que has matado á mi marido, mátanos á mis hijos y á mí también. El elefante aplacó su ira, miró dulcemente á la viuda y á los huérfanos, y tomando con su trompa al mayor de éstos se lo puso encima, dejándose guiar por él. No quiso otro cornac más que aquel nifio. CHITONI ASO VI. SS ¿Mi 3 VUM. I I aiamuD. 13 DE MARZO DE 1911 yambién los animaleá tienen su corazoncito! Y no es porque lo digan los fabulistas, sino porque es verdad que lo tienen. He aquí un ejemplo citado en la célebre Historia Natural de Buffon: Un elefante, maltratado por su cornac- -que así se llama en la India al hombre que los doma y los (Suida, -le liftató de uti terrible golpe dé trornpa. La mujer del muerto, que presenció la escena, cogió á suS dos 88 D ueno es que los niños hablen, porque la alegría de su charla es prueba indudable de salud; pero nunca deben hablar más dé lo debido cuando á ellos se dirigen las personas mayores. Así se acostumbrarán desde pequeñitos á no pasar plaza de- charlatahes y también á evitarse los disgustos que suele ocasionar la lengua demasiado suelta. Un filósofo griego, llamado Xenócrates, nos dejó e s t é pensamiento: Yo me he arrepentido muchas veces de haber hablado, pero jamás de haber callado. No lo olvidemos nunca. CH ARADA Primera- tres, una fruta; tres- dos- tercia, una región; uh país prima- dos- tercia, y afirmativo, la dps. Nombre de mujer, tres- cuarta; y el todo es, en conclusión, una cosa muy corriente para librarnos del sol. La solución eñ el número proximo. UN AMATl j ntotiio abrazó á su madre, sé envolvió. en la bufanda, y cogiendo su violín, salió, después de recomendar repetidas veces á la pobre paralítica que rio se iriquietase si tardaba en volven La tar, de estaba fría y desapacible; pero el muchacho, con esa alegría qué proporciona el cumplinlierito dé un deber, aunque sea s i