Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS muy poüible que llegásemos á conocer la época más gi ande de la clásica fiesta de toves. Otros elementos hay que pueden contribuir de una manera muy eficaz, porqué son los que llevan y traen al público que, bien dirigido, es noble y se coloca en lel terreno que debe colocarse. Hay ahora una verdadera fiebre por leer todo lo que se escribe de toros, y si esto se hace sin apasionamientos y sé producen artículos y libros sensatos, sin terceduras de historia ni de intención, llamando á todjs las cosas por su nombre, sin pensar al escribir más que en el público, se hará á éste un gran favor y se dará un paso de avance en la evolución que debe intentarse para ampliar el prestigio de una fiesta que dice lo grande que es al conservarse cada día más interesante á los ojos de propios y extraños. Hace algunos años que los literatos y artistas duermen en lo que se relaciona ccn las funciones taurinas, y es lástima que así suceda. L o s grandes escritores d e otros tiempos no desdeñaron el escribir de toros y realizaron una meritísima lafeor arrastrando á las multitudes con el mágico poder de sus plumas. Eran, además de entusiastas, entendidos, y de su paso dejaron gallardas y españolísimas pruebas en libros, periódicos y revistas. Ahora no hay nada de eso, pues, si no con la exageración de hace pocos años, todavía caen muchos de los que obtienen firma prestigiosa en la manía, hasta cierto punto ridicula, de despreciar como cosa de último término el que con gran acierto llamó el conde de las Navas espectáculo más nacional. De vez en cuando, muy de tarde en tarde, hemos visto tratar asuntos taurinos, casi siempre de una manera incidental, á literatos tan grandes y tan consagrados por todos como Benavente, Manuel Bueno, Cristóbal de Castro, Pinillos, Luis de Tapia, Gabaldón y algunos más. ¿Por qué no han de dedicar, aunque sólo fuera una crónica mensual, á cantar las excelencias de nuestro envidiado y envidiable festejo? i Con qué regocijo los leería el público y cuánto harían en pro de lo que tanto dinero produce en este país! De perlas nos parecería que, como en otro tiempo hicieron Cavia, Peña y Goñi, Palacio, Chaves, Mazas y otros, escribieran reseñas de las corridas; pero ya que á tan pesado y complicado menester no quieran sujetarse, hagan algo de toros como hacen de todo lo divino y lo humano. Ninguna ocasión como la presente, en que hay más afición que nunca y se lee de toros más que se leyó en todo tiempo. AVERIGUADOR TAURINO Errehé, Irún. Vicente Pastor no toreó corrida alguna el día i 8 de Septiembre del año pasado. En dicho mes trabajó: el 4 en Bayona, el 8 en Murcia, el 11 en Háro, 19 y 20 eri Valladolid, 24 en Barcelona y 25 en Nimes. De modo que al no torear dicho día, menos podemos saber con qué anticipación le contrataron. Un lebaniego, Santander. -Hnho un picador que psrteneció á cuadrillas importantes, entre ellas la de Cara- Ancha que se llamaba Matías Uceta (Colita) Este picó mucho por los años aquellos de hace veinticinco á treinta. Después hubo otro, q u e suponemos sería de la misma familia, también apellidado Uceta y apodado Colüa que trabajó en novilladas en Madrid hace unos doce ó catorce años. Marchó al Norte y queremos recordar que murió en una de las más importantes poblaciones marítimas de esa región. Según la época en que usted viera á ese picador Colita, se tratará de uno ú otro, pues los dos se apodaron igual y lo mismo ha podido usted ver á uno que a otro. Un español en esrile, Burdeos. -Nos parece que ya hemos contestado á otro preguntante q u e Francisco Martín Vázquez, curado de la grave herida que recibió en Agosto de 1909, está en disposición de volver á torear en la temporada que va á comenzar. En uno de los números anteriores habrá usted visto los datos biográficos de dicho diestro y en ellos se habla algo de lo que desea usted saber. La plaza de Vista Alegre, dé Bilbao, lá estrenaron Bocanegra, Chicorro y Fernando Gómez (el Gallo) Dos porfiones, Santander. -Hemos buscado en diferentes biografías y colecciones y no encontramos novillada alguna en esa plaza en la que haya toreado el diestro á que se refiere su pregunta. S n D. A. L. Almozora. -Ya habrá usted leído que el novillero Jaque t a está aquí de regreso de Méjico y dispuesto a torear sí las empresas le contratan. El toro que hirió á Chatin en Madrid se llamaba Indiano y pertenecía á la vacada del marqués de los Castelloñés. Ocurrió el hecho en la corrida séptima de abono, no en extraordinaria, como usted supone, el día 28 de Mayo de 1905. Fué la cogida al poner el cuarto par de banderillas, aprovechando la salida de otro de Patatero de haber tocado á matar. Sr. D. C. de A. Madrid. -H granadino José Moreno tomó la alternativa en Madrid el 13 de Septiembre 1903, con el toro Diano, de Ibarra. Manuel Torres, en San Sebastián, con ganado de Becerra, el 15 de Septiembre de 1907. Manuel Mejías, en Zaragoza, el 14 de Octubre de 1905, con toms de Benjurñea. Antonio Pazos, en Madrid, á día 24 de Octubre de 1909, con reses de Castellones, y Rodolfo Gaona, ef 31 de Mayo de 1908, en la plaza de Tetuán, con toros de Bertólez. Emilio Torres se retiró de ía rofesión el día 26 de Junio de 1904, y el último toro que mató fué de Saltillo. Antonio de Dios (Conejito) el 8 de Octubre de 1908, siendo d áltimo toro que mató dé Gómez. De Antonio Fuentes aún no se ha dicÍK te. última palabra. Sin duda se hiz un ciento de tarjetas de despedida y aún no las ha agotado. Un aficionado, Tampico. -Wp hay leyes ni reglas que obliguen á tm espada á pasar de muleta á todos fos toros a n t e s de estoquearlos Para amoldar la cabeza de las reses y corregir los defectos óresabic pie- éstas lleven al último tercio, es para lo que sirve el toreo de muleta. Puede salir alguno de tan difíciles condiciones de lidia al que sea impo We dar un solo pase, como los hay que ao admiten una sola vara ó que o pueden ser banderilleados por la cara, por lo que hay que clavarles los palos a traición, que no otra cosa es el banderillear á la media vuelta. En im toro así está explicado y se puede tolerar que el matador encargado estoquearlo lo haga sin haber pasado de muleta. Los que piensen que hay aígo legislado respecto al número de pases de muleta que se han de dar CO ÍÍO mí- nimum, discurren del modo Bsá absurdo que puede discurrirse. El matador está obligado á estoquear sus toros en la forma e su valor y sus conocimientos le permitan, y el presidente sólo puede cuando se falte al reglamento ó se desobedezca una orden de s atitaridad. Si en esa plaza han impuesto una multa á Félix Velasco por estoquear un toro sin pasarlo de muleta, aunque no conocemos el caso y por tanto no podemos apreciar las circtmstancíaá que concurrieron, nos inclinamos á creer que se ha extralimitado en sus funciones el presidente, como aquí en España se extralimitó uno de Burgos, -imponiendo una multa á Ángel Pastor porque había dado a estocada baja.