Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Un convoy de féretros conducidos á la hoguera donde eran incineradas las víctimas de la epidemia, LA PESTE NEUMÓNICA EN CHINA las víctimas, que ciudades enteras han quedado poco menos que despobladas se ha tenido q u e r enunciar á d a r tierra á los cadáveres, y éstos han sido quemados en enormes hogueras y p o r grupos numero SDs. No hay que esforzarse ni u c a o para comprender el trágico horror de la situación. Digna de s e r consignada y elogiada es la conducta de los médicos, que desde los primeros momentos han trabajado hcroi c amente y han sacrificado muchos de ellos su vida c n aras d e s u sagrado deber. P or los extensos telegra mas y otros trabajos d e información publica dos por la Prensa diaria, tienen noticia nuestros lectores de la terrible epide m i a n e u mónica que tan enoirmes estragos está causando en China. L o rápido d c su propagación y el desco 3io cin! Íento de los medios eficaces de remediar el mal, influyen en que se tema que aparezca en Eu r o p a aquella peste. Sus e f e c t o s s o n aterradores y rápidos; l o s atacados del espantoso mal perecen e n pocas horas, y tantas y tantas han sido Un; atacada por el terrible mal en sus últimos momentos, cusxoaiaaa por un soldauo. S A ü n montón de cadáveres sobre la nieve en un terreno vallado. Pots. Central niustration.