Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IPS TOROS NOTAS TAURINAS HISTORIAS NOVELESCAS UN TORO SUICIDA p lio ocurrió en Vinaroz, en fecha no muy remota, y constituye uno de los más interesantes capítulos del libro Curiosidades taurinas. en el capote y cayó al suelo violentamente, lastimándose muchp. Cuando se cambió el tercio, y accediendo á los deseos del público tomaron los matadores las banderillas, sucedió una cosa extraordinaria. Apenas se ponía Galindo delante del toro con propósito de banderillearle, el bicho retrocedía, huyendo presa de terror pánico y como si de antemano tre, que estaba abierta para dar paso á un mono sabio, y salir por ella, fué cosa de pocos segundos y motivo de una alarma inenarrable, pues por los paseos inmediatos á la plaza había muchísima gente, y era segura que el toro, enfurecido, había de causar gran número de desgracias. Galmdo no vaciló. Apercibió estoque y muleta y salió en seguimieii- Habíanse lidiado ya los tres primeros toros de aquél día y salió al redondel el cuarto, que era castaño y corniabierto y corría más que un expreso. Le tocaba á Galindo matar aquella res y, buscando el aplauso de la concurrencia, se fué hacia el bicho para darle unos lances de capa. En uno de éstos se enredó el toro. supiera lo que contra él se intentaba. Todos los esfuerzos de Galinde fueron inútiles. Le fué necesario ceder el turno al otro matador, ante el cual no retrocedió la res, y que pudo colocar un buen par al sesgo. Sentir el castigo el animal, dar tina huida, saltar la barrera, caer en el callejón junto á la puerta de arras- to del fugitivo, logrando encontrarle al volver la esquina de una calle próxima ál muelle y antes que los justificados temores del público hubieran podido realizarse. Cuadróse el torero para despacaar lo más rápidamente que pudiese al animal; pero éste, al ver delante á su enemigo, dióse á correr otra vez