Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tu del Carnaval, fiesta que sirvió en los días clásicos para expresar, con la cara y el cuerpo cubiertos, lo que no podía decirse de otro modo. Hoy sólo se conserva el arte de los disfraces para los bailes de máscaras, particularmente para los organizados por el gran mundo. En España, como en todos los países, las regiones y el recuerdo de los tiempos pasados dan su apreciable contingente de trajes vistosos, gallardos y pintorescos. Junto á éstos, lucen también sus galas aquellos otros más o menos fantásticos, creados por los artistas, que nunca se negaron á prestar su concurso al Carnaval, que, si ha de ser algo, tiene que ser una fiesta de arte. Pero 1 a decadencia del disfraz es evidente y convendría remediarla. A q u í presenta m o s los m o d e l o s r e c lentes de P a r í s donde hay quien se preocupa siempre de todas las aplicaciones de la moda. La moda de hoy. davía la costumbre de embromar a sus amistades eñ esos días bulliciosos ¿por qué no exigirla un poco de arte, de ingenio y de buen gusto en el traje, ya que se la. exige en las bromas... Nadie tolera que u n a máscara traspase el límite natural de la palabra, y, en cambio, todos toleramos que se n o s acerque mal vestida. Claro es que cada uno viste como puede, según sus medios se lo permiten; pero esto no se puede decir como defensa de las máscaras mal vestidas, porque á nadie le obligan á disfrazarse. El caso es que se va perdiendo el buen gusto en e 1 disfraz. Ahora se cuidan las carrozas, 5 ero se olvidan las masca i- as de á pie Es una costumbre m u y propia de nuestra época, después de todo, que exig e l a socialización con desprecio del individuo. En otros tiempos mejores, el disfraz personal g o z a b a de grandes prestigios, y fué aprovechado por el ingenio popular como expresión de sus deseos y de sus protestas. Era una especie dé extensión de la sátira, una manera de hacerla plástica y tangible, mejor dicho, para que fuese tenida en cuenta y aprovechada. Así se conservaba también el verdadero espíri- üna pareja del primei Imperio. Fots Central Illnstration.