Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
v nwf NOTAS TAURINAS ayuden á la autoridad á cumplir con sus deberes. Es necesario que la jefatura de Policía dé órdenes severas á sus subordmados; que en las puertas de las plazas y en las que dan acceso á las localidades se coloquen carteles avisos con letras grandes en los que conste la prohibición y el castigo que ha de aplicarse á los que no la guarden, y si, á pesar de ello, no faltasen bárbaros que se empeñaran eii saltar á la plaza, que sean encerrados, por una quincena ó los que sean solventes paguen una multa de esas que dejan recuerdo para más de un día. Todo menos que un infeliz como el desgraciado Peñalva muera, víctima de! a barbarie inconsciente de algunos que visten como las personas sin completo derecho á ello. En la corrida en que ocurrió la desgracia se arrojó al redondel un individuo cuando se lidiaba el cuarto toro y pidió permiso para banderillear. Como era justo, el presidente no accedió á la petición, pues que había banderilleros anunciados y no había por qué conceder autorización al peticionario, quien, para mayor compromiso en c a s o de desgracia muy probable, era extranjero. Pus bien, hubo muchos ocupantes de asientos de la plaza que insultaron al presidente porque no quiso dejar de cumplir su deber. Con ese modo de pensar no hay medio posible de que acaben ciertas anomalías; pero si las autoridades y las empresas se lo proponen, desaparecerá esa parte verdaderamente salvaje que tiene el espectáculo. daderamente formidable é imponente. No lo mató recibiendo, sino de- un volapié magistral que se premió con una ovación entusiasta. A la otra pregunta de su carta contestamos que el, día i. de Julio del referido 1894 estoqueó el c i t a d o Cuerrita seis toros de Múruve; pero no de seis estocadas, como usted supone. Al primero le dio dos estocadas; al segundo, una; al tercero, un pinchazo y una estocada superior; al cuarto, una buena; al quinto, dos, y al sexto, una muy buena. Queda complacido y nosotros satisíechos. Sr. D. J. P. E. Sevilla. -A Francisco Arjona Reyes (Cumio) le dio la alternativa su padre, el 19 de Mayo de 1867, en la plaza de Madrid. No sabemos de otro diestro á quien haya doctorado su padre. Ya en los tiempos de Costillares empezó éste á poner adornos de plata en los véstfdos de torear, y gradualmente se fué aumentando el lujo has- ta llegar á lo que son en la actuali dad. Ahora son casi iguales á los de hace treinta años, con la diferencia de que entonces usaban los matadores muchos vestidos de plata y ahora se prodiga más el oro, desde hace unos tres lustros próximamente. He visto muchas corridas de las que he salido muy satisfecho; pero entre todas recuerdo, como de mejor conjunto, la en que Frascuelo estoqueó el solo seis toros el año 1887; una con Guerrita y Fuentes, el año 1898, y otra en que trabajaron Fuentes, Bombita y Machaquito, con 1 ganado de Concha Sierra, hace cuatro años. ¿Quiere u s t e d decirnos algunos más detalles de ese ex banderlllerD que dice compone zapatos en el barrio del Arenal? Ignoramos el capital que dejaran Montes, Posadas y Pepete. Por último, u s t e d que vive ahí, puede saber m jor que nosotros á quién pertenece la espartería que fué del padre de Manuel Ga: rcía (el Espartero) Don Tioy Valencia. ¿De modo que quiere usted c ue le señalemos los cinco toros que mas se han distinguido desde que existe la fiesta taurina? ¿Por quiénes fueron muertos? ¿Qué peleas hicieron? ¿Cuántas varas tomaron cada uno? ¿Cuántos caballos mataron, etc. etc. Siendo broma, pasaría; pero, amigo, no me arredro: En la calva de San Pedro, ¿cuántos cabellos había? En seguida que conteste usted á esta pequeña preguntita, corresponderemos y satisfaremos s u curiosidad. Respecta á las- o t t a s i le- co testírr; tfc KB jfe aer, ref fiere á los muertos; pero pretender que hagamos una lista con los toreros que han sido heridos en las plazas de Madrid y Sevilla, es tanto como querer que se agote el papel que usamos para las cuartillas. ¿Es usted accionista de la Papelera Española? Nos parece que no nos pregunta en serio y sentiríamos equivocarnos. Un pacomista. -Pacomio Peribáñez ha toreado en la última temporada más de treinta corridas de novillos. Respecto á cuando piensa tomar la alternativa, nada sabemos, ni lo sabrá él tampoco. Un entusiasta de los toros y toreros, Tarancón. -Para dar la veróiiica se debe colocar el torero á la dis- tancia que le indiquen las piernas de la res, con el capote cogido con ambas m a n o s delante del pecho; el cuerpo derecho y los pies quietos, un poco adelantado el contrario a r l a d o de la salida, que deberá ser Siempre hacia los medios. Cuando el toro llegue á jurisdicción, cargaí- á la suerte sin mover los pies y marcará la salida estirando los brazos todo lo posible, siguiendo con ellos el viaje del toro, en t a l forma que, al terminar el lance y revolverse la fiera, quede el diestro dispuesto á repetir por el lado contrario. Para esta suerte debe estar el toro en la misma dirección que las tablas y en los- tercios de la plaza. Guerrita se retiró en Octubre de 1899. Tenía más de treinta y siete años. No hay pases de la clase que usted dice en su tercera pregunta. Eso de la primera fila de los toreros es según el Criterio de cada aficionado y no podemos nosotros señalar la división de categorías. De los que hemos conocido, los espadas que más toros han matado á estocada han sido Frascuelo, Mazzantini, Guerrita, Atgabeño Machaquito, y Vicente Pastor. Todos ellos en proporción al número de resesque, en general, mató cada uno. P a r a decir cuál fué el que más, habría que revolver muchos papeles y hacer una serie de operaciones que no creemos necesarias y que, después de todo, quizá no diera el número exacto. La temporada de Madrid empezará el domingo de Pascua de Resu- rrección, 16 de Abril, si el tiemBp no lo impide. Una estocada caída se llama á la. que queda más abajo del morríBa, e dirección á la paletilla derecbá. Para ser torero no necesüaf tm mu chacho joven más ígie- varor, afición v mucha fuerzar de voluntad. AVERIGUADOR JAURINO Sr. D. J. P. Cádiz. -El día 22 de Abril de 1894 mató Guernta en Madrid, en la suerte de recibir, al toro Farolero, de D. Juan Vázquez. Con este toro realizó la hermosa suerte cuatro veces. La primera, citó y dio un pinchazo; la segunda, menos de media estocada, aleo baja; la tercera, otro pinchazo en hueso, y la cuarta, na estocada en todo lo alto que mató á la fiera y valió á Rafael una ova ción. Esto es exactísimo; pero no fué éste el primer toro que se mató recibiendo en esta plaza. Antes habían recibido toros Frascuelo, Bocanegra, Cara- Ancha y otros, entre los cuales recordamos verlo intentar con una noble res veragüeña á Fernando Gómez (Gallo) hace veintisiete ó veintiocho años. El 20 de Mayo del mismo año fué el día que mató Rafael Guerra al toro Cocinero, de Félix Gómez, grandísimo, mucho mayor que los otros cinco de la corrida, cornalón y veleto, ver-