Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S í -j 5, x jjS ¡5 f- NOTAS TAURINAS ta, visitando las vacadas de las inme (liaciónes y toreando de capa á cuantas reses se prestaban á ello No tenía presente el castigo que síis andanzas toreriles le valieron ya una vez, ni lo expuesto que estaba á que al conocerse su desobediencia se le infligiese otro castigo mucho más severo. Llegó éste y fué providencial y definitivo. Uña vaca á la cual estaba toreando opriniió al fraile Kegrón contra una tapia con tal violencia, jjue le fracturó un brazo, imposibilitándole para toreap en lo sucesivo. P P CHANELA. -t- Los tanteos se hacen insensiblemente con sólo escuchar lo que unos y otros hablan, observando los grados de sinceridad ó pasión aue ponga jada cual en la expresión de sus deseos. Si se toman esa molestia los, empresarios ó sus representantes, no les será difícil acertar en las combinaciones de 191 il Pocos años se habrá presentado el negocio tan claro coiüo se presenta en el que acaba de empezar. Podía terminar en íracaso absoluto, pero es uno de los años de mayores espei anzas de ruidosas manifestaciones en las plazas. Hay unos cuantos toreros cuyos nombres, por estar en la mente de todos, no hay que repetir, que deben PLEBISCITOS Y barajarlos juntos las empresas en tosus combinaciones, para satisfaARMAS AL HOMBRO das el deseo de presenciar competencer C e han puesto de moda los plebis- cias que tienen los aficionados de to citos y en verdad que, realizados das las plazas importantes. con escrupulosidad, como, dicho sea Hace falta verlos luchar; hay anen honor á la verdad, se realizan la sia de presenciar cómo hace uno una mayoría de ellos, es, ó debía ser, lá suerte después que la ejecute otro y única forma de explorar el deseo de cómo las palmas ó los silbidos enarlos aficionados para después las em- decen al torero pundonoroso y llega presas procurar complacerlos en todo á extremos de los que se reserva silo que sea posible. no hay quien le empuje. P e r o resulta todo lo contrario. Ni Equivocación lamentable será la por casualidad tenemos noticia d e de las empresas que no sepan ó no que sé haya formado una combina- quieran aunar tales elementos; porción completa con arreglo al resultaque e. n tal sistema está, además del do de una de esas votaciones popula negocio, la segura satisfacción de los res, y resulta por lo tanto que es in- públicos, que es á lo que deben atenútil todo ese trabajo que de buena fe der los que explotan las plazas. inician periódicos. Círculos y- pinas En los resultados de todos esos de aficionados. plebiscitos están Tos nombres, como Aquí, el Respetable Público abrió están en los labios de todos aquellos uno, idel que resultó que los espadas que tienen afición á la fiesta de toros que m ts partidarios tenían para ver- y no son de los que odian; por sistelos en él abono eran Bomtñtaj Mama ó adoran cómo á un ídolo á Fuchaqnitó, Gallito, Vicente Pastor, lanito ó Menganito. Cocher. ito, Gaona, Bienvenida y MaEs tiempo perdido el que se emlla. Ya verán ustedes cómo no son plee en votaciones y escrutinios J) ara esos precisamente los que vienen. decir á los contratistas lo que tienen En Bilbao obtuvieron mayor núque hacer, pues que, éstos no están mero de sufragios Machaquito y Cofaltos de buen sentido y lo saben percheritOyqvie son precisamente los dos fectamente. Los que no lo hagan será que, hasta la fecha, están fuera de porque tengan grandes motivos, que la combinación. nunca están justificados para el púLos, de Castellón han votado á Ma. blico, cuando éste cree que tiene rachaquito y Gallito, yendo después en zón para que le atiendan en sus denúmero de votos Bombita y Vicente rechos. Pastar. -Ahora se preparan también en Valencia para votar combinaciones de ÁLBUM BIOGRÁFICO toros y toreros y ofrecérselas á la flamante empresa con objeto de que las acepte si lo cree justo. Todo será inútil y los empresarios háráií aquello que desde luego hayan A seguran que en la temporada próembotellado, sin fijarse en votaetones V xima podrá volver á la profesión, en pleno dominio de sus facultades, de mayor ó menor cuantía. este matador á e toros, á quien el perEn efecto, no necesita una emprecance que sufrió el 29 de Agosto de sa que la marquen el rumbó en esa 1909 l e h a tenido completamente forma; jifero es en el caso de que ella apartado de los peligros de la profetrate de averiguar las. aspiraciones de Jos- que compran los billetes en las sión por absoluta imposibilidad física. Ha sido una lástima que haya hetaquillas y nada hay más fácil si se cho el alto forzoso de más de una lo propone. M: temporada ufi joven q u e presentó condiciones muy estimables como ma- tador de toros v, apar. te innegables defectos, sabía h a c e r lo suficiente para que el público, al aplaudirle, le animara á mejorar su labor y ganar un buen puesto entre los de su clase, Su arrogante figura en la plaza y el buen estilo de estoqueador que t r a jo cuando debutó de novillero, hicieron que se le señalara como uno d e los que ganarían fama y dinero en poco tiempo. Dos cornadas ó tres que tuvo poco antes de tomar la alternativa le hicieron encogerse algo, y desilusionó un tanto á los que recibieron su presentación con exagerados entusiasmos, que más le hacían daño que provecho. A pesar de ser esto cierto, al añosiguiente de doctorarse llegó en número díe fiestas toreadas á lo que llegaron muy pocos, fuera de las dos ótres figuras más princijpales Hizo una excursión a Méjico y llevaba la carrera en una marcha rápida que no logran los que- carecen de algo que no sean vulgaridades. Perola cornada del Puerto de Santa María le obligó á hacer una parada en firme y tendrá de nuevo, que recuperar un terreno que ha perdido, aunque no por su culpa. Si tiene afición y es pundonoroso, puede en breve tiempo ser el mismo que se esperaba fuera, y á ello deben tender todos sus esfuerzos en la próxima etapa de su vida pública. Nació en Alcalá de Guadaira (Sevilla) el año 1883, y en su ptjeblo íia. tal ejerció la industria de carnicero. Sea por la relación- que el oficio tiene con los toros ó sea por lo que fuere, el caso es que el mozo se aficiono á la lidia de reses bravas, afición que demostró siempre que se presentó ocasión en fiestas del pueblo ó eri el m a- tadero. Como buen hijo, no quiso turbar la tranquilidad de sus padres y por esto no convirtió en profesión fija aquellas, aficiones. Sin embargo, aquellos propósitos no podían ser eternos y á su tiemjpo fueron quebrantados. Llego la época de cumplir el deber de todo ciudadano y pagó su tributo á la gatrja. Durante el tiempo en qué fué soldado, se arraigó más en él el deseo de ser torero y. en efecto, se dedicó de lleno á la profesión en cuanto cogió el pase de licencia. Pocos habrán logrado subir más de prisa que subió él, pues era absolutamente desconocido cuando comenzó la temporada de 1906 y al acabarla tenía grandísima popularidad, -lo mismo en Sevilla que en Madi id, y sumó 25 novilladas, contando que la cornada que en lajolaza de la corte le dio un toro de Gama le quitó buen número de funciones de las que fenia ajustadas. En Madrid debutó- con éxito el 5 FRANCISCO MARTÍN VÁZQUEZ