Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IPS TOROS NOTAS TAURINAS HISTORIAS NOVELESCAS EL F R A I L E N E G R O N j a historia del mercenario andaluz Pablo JSfegrón, que rehere San- chez de Neira con abundantes detalles, es de lo más novelesco y de lo más inverosímil que hemos- leido. Residía el tal relisioso en un con- marqués de Viluma, nombrado virrey del P e r ú dispusiéronse e n Lima grandes ñestas en Agosto de 1876. No podía faltar eii el programa la parte taurina, y no faltó, efectivamente, pues se organizaron tres tar- des de toros en la plaza Mayor, y no en el circo porque aquellas funciones tenían carácter de fiestas reales y, como en España, no se celebraban en la plaza de toros. En la primera de dichas tardes, el misma capa blanca del hábito lance ó al toro de tantas maneras y con perfección tanta, que pudieron retirai tranquilamente al torero herido, sin que el toro le acometiese. de nuevo ni tampoco intentara cosa alguna contra los que acudían á recogerle, pues el animal estaba materialmeate sugestionado por la capa blanca del padre Negrón. -Aquel episodio valió al fraile andaluz un castigo severo, ptíes le sus- uaJV ento de Lirfia á principios del siglo pasado y era hombre inteligente como pocos en asuntos taurinos. Como sentencias inapelables e r a n aceptados sus juicios en las cuestiones que á su decisión sometían los toreros de aquel país. 5 Para solemnizar la recepción del espada, que era un negro del país, llamado Lore nzo Pizí, fué cogido por el primer bicho, que le dejó iníttil para toda- la corrida. En aquel instante, el padre Négrón, que en dos ó tres ocasiones Había maniflistado en voz alta su parecer- respecto de los incidentes de la lidia, saltó á la plaza, y con la pendieron en el ejercido de todas sus funciones sacerdotales y le recluyeron en el convento. Al cabo de algún tiempo enfermó el fraile y para que se restableciese le enviaron á Magdalepá, pueblecito inmediato, donde no tardó en dedicarse otra vez á su diversión favori-