Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS pensar en el diestro CurrincHe, fáilecido en Sevilla el día 19 de Enero, pobre, muy pobre, después de Haber sido banderillero durante más- de treinta años y, haber cumplido su mir sión muy decorosamente siempre, y MI forma superior muchas veces. Era de la condición, muy estimable, de esos, toreras que trabajan para lucimiento que otros á quienes se aplaudía más. Si lució en. el segundo tercio no hay que decir que fué de róéitas, porque tuvo que luchar con el revuelo que armó Gu errita en aquellos años, en los que hizo despertar á- todos y proporcionaron tantas tardes buenas a l a afición el. refericlo maesMuchas de las revistas que entonces se hacían colocaron el nombre de Currinche entre los que se distinguían, y no era poco conseguir entre tan grandes palitroqueros. Después, cuando estaba en la cuadrilla de Reverte, tuvo por compañeros á Rodas y Moyano en la época- de su mayor furor, sin que hiciera mal papel nunca, á pesar de que las palmas eran casi siempre para la popular pareja. Así anduvo el hombre toda su vida, y aún le hemos visto voluntario y acertado en sus últimos años, con medio siglo sobre su doblada espalda, trabajando por la imperiosa necesidad de ganar para comer. Nació Francisco Sánchez Arjona en Sevilla, allá por los años 1855 al 57. Era sobrino del gran Cuchares y hermano de los buenos banderilleros Hipólito y Julián. Perteneció á la cuadrilla de Currito; después estuvo poco tiempo con Cara- Ancha y pasó á la de Reverte, con- quien trabajó algunos años. Luego toreó de peón suelto en algunas cuadrillas, y más fijo en la del infortunado José Claro (Pepete) l os últimos años fué banderillero en algunas novilladas, y ya hacía más de dos temporadas que no trabajaba. Muy enfermo, y sin grandes recursos, el acaudalado ganadero señor Miura le ayudó con los pastos de sus dehesas á mantener unas cabras, con el producto de las cuales se procuró algún tiempo el modo de vivir. Esta fué la vida del pobre banderillero que falleció el día arriba dicho, en la que saboreó pocas mieles, siendo acreedor á más bienandanzas. DULZURAS. EL P E R S O N A L D E CUADRILLAS U na muyelbuena parte del buen éxito en trabajo de los espadas depende de lo que haga el personal á sus órdenes, y por ello ha de tener muy en cuenta siempre el matador que precisa gran tacto para elegit peones y picadores, aunque crea ó le hagan creer lo contrario. N o tenemos q u e remontarnos á apuntes viejos de tiempos que no hemos conocido, p a r a conocer esta verdad. Los grandes toreros, ó grandes matadores, que hemos visto desde hace treinta y tantos años ocupar los primeros lugares, tanto en número de funciones toreadas como en glorias conquistadas, llevaron, siempre á su lado lo mejorcito de su, tiempo. Lagartijo tuvo á los Calderones como subalternos de caballería, además de otros de los escogidos, y como peones se eternizaron con él Mariano Pranclsco Sánchez (Currinolie) preparar el éxito á su jefe, y sin desplantes, adornos ni alegrías que estéticamente no encajaban en su figura, teiúaJiun capote eficacísimo en la bregjaj. poseía exuberancia de facultadeSj poT lo íjüe resistía más que otros, y stjJocaba muy buenos pares de banácíillas í n rectsióü absoluta y máís tro cordobés, sus paisanos Manene, Torerito y Mojino: el Ostión, Mateíto, Valentín, Regaterín, Pulga, Almendro, Morenito y todos los que, con tanta vergüenza como buen arte, quisieron mostrar que eran dignos del buen concepto en que los tema el público.