Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS compete autorizar la organización de funciones taurinas. No hay que decir que el mayeculpable de que se corran toros si- v la edad reglamentaria es el ganadero quien en todo caso sabe lo que vende y para qué lo vende. De modo que cuando se averigua que se ha faltadc en tan importante punto, no hay que dudar respecto al principal culpable; á lo sumo, podían ser cómplices emPecar, hacer, penitenciapresa y toreros, pero nada más. y luego vuelta á empezar. De los diestros hay también tela cortada para rato. Nos tememos que sucederá así; Desde hace año han creído que nó pero no por eso vamos á dejar de tienen más misión que la de quitar dar el correspondiente toque de atenpoder á las fieras, y no quiercri hación, para que se vea que, en lo que cerse cargó de que al quitar el poder podemos, no cesamos de trabajar por quitan la bravura, que ya es bien esque haya el menor número de aljucasa, pues qué los criadores, hacen sos posible. Aún falta casi dos ineses para quC: sus toros generalmente con vistas á esa bravura ficticia que da el pienso la empresa fije en los sitios de cosno beneficiando más que a la pre tumbre el cartel anunciador del abosentación. no, y es tiempo suficiente para que, Él sistema del puyazo- lanzada jjué quien deba, adopte las precauciones precisas, encaminadas á garantir los usan los picadores, el quite triple y cuádruple de los espadas y el antiarderechos dé un público que, con sus tístico toreo á dos manos, en extreentusiasmos por la fiesta de toros, mo abusivo, de los peones, debe ateda todos los años 300.000 pesetas para los pobres de Madrid y muchos nuarse h a s t a hacerle, desaparecer, pues todo, esto es lo. que hace que, miles mas para que aumenten sus con sobrada razón, se. censure álo B capitales toreros, ganaderos y emtoreros de hoy comparándolos con presarios. los de ayér. Inútil consideramos recordar que Si no fuera, por esto, habría muel anterior- jefe superior de Policía, cho que hablar; pero sobra eri éste Sr. Méndez, Alanis. intentó- reformar punto, la razón para, la censura. el reglamento, pidió colaboración á ¡Qué hermosa temporada podían ciertos escritores taurinos, se. hizo un proyecto, de reforma y quedó ar- -darnos; todos, en 19,11, sí cada, cual Florenpio Vicente y Casado (Frascueiito) pusiera- de sü parte lo que debe! chivado, sabe Dios hasta, cuando. No hay, pues, que pensar en el tal ¿Se habrán hecho la cuenta de... toreo y volviera á su antiguo oficio, ...y vuelta, á empezar proyecto, al que indudablemente alencargándose de regentar el taller de Es- lo más probable, pero S ría del, guien le habrá puesto la, proa, sino; su futuro suegro. Por fin se llegó a espetar que cumplánr: el reglamento, todo lamentable. una avenencia. Florencio Vicente se vigente, y que. no; falten autoridades retiraría de los toros después de to rear las corridas de Vergara que te- que eviten- el que se dé gato por liebre el cincuenta por ciento d e l a s nía contratadas. ÁLBUM B 1 C 3 GRAF 1 CO Se casó. Fué coinpletamente feliz veces. Hay que ser sinceros y confesar unos días, muy pocos, los que mediaque ha habido otros empresarios en ron entre el de su enlace y la fecha de las corridas de Vergara de 1896, la plaza madrileña que, por desgra (CHICUELO) en, las cuales tomaba parte como ban- cia, por negligencia, por falta de I filó de- los muchos buscadores de carácter ó por lo que fuere, no han derillero. oró d e 1 toreo, que sucumben acertado á complacer ál público tanEl primer bicho que salió á la placuándoj por su edad y por sus conditas veces como ha acertado, el. seza (de la ganadería navarra de P e ciohes, podían esperar el justó pago ralta y Perdigón de mote) cogió á ñor Mosquera. Pero rió es ésta suficiente razón para afirmar que iiÓ se á los esfuerzos de sus primeros años. Frascueiito cnanáo é s t e intentg. ba apartó raás de una vez de la verSeguramente muchos de los huevos lancearle de capa y le ocasionó tan dadera senda que debe seguir quien, aficionados ni aun siquiera se acuergravísimas lesiones, que al día sial vivir de la explotación de la fiesdan aunque parezca mentira que en guiente, á la misma hora de dar printa, está obligado á conservarla en tan Ocos años se dé al olvido algo cipio la segunda corrida, falleció el toda su pureza. que nos deieitó y nos hizo pensar eii infeliz Florencio. Tenía veinticinco futuras glorias, que no pasaron de Anunció toros que no dio, anunció años. esperanzas. P. P CHANELA. toreros á quienes no vimos, y días hubo en los que se faltó al reglaHace ahora diez años era uno de mento vigente á sabiendas de que se los novilleros más populares, y á sus T faltaba y suponiendo fundádarnente, méritos debió el Sr. Niembró, empreque la debilidad de unos y la benesario entonces de la plaza madrileña, Y VUELTA volencia de otros había de tolerarlo. que la taquilla quedara vacía de paTodo esto se puécíe evitar con un pél muchos días de los en que se Á EMPEZAR celebraba corrida de novillos. poco de buena volnntad por parte de urante estos meses de vacaciones Fué; Chicuelo uno dé los novílíetaurinas ha habido tiempo trias la empresa y un pqquitín de más celo en las autoridades á quienes roa que más veces torearon viendd que suficiente para que cada uno de ciendo que fuera correspondido el amor gue le inspiró una linda y discreta joven, hija de un conocido industrial zaragozano. Florencio, y a torero conocido y ovacionado, soñó con un porvenir brillante y lleno de satisfaccionjgs. Quiso que fuese la primera la consagración de su amor y pidió la mano de su amada. Para concedérsela se le puso por condición que renunciara al Itís que intervinieron en la organización y desarrollo de corridas el año pasado haya arreglado las cuentas con su conciencia, visto si pecó algo y formado propósito de la enmienda. Sería lamentable que se echaran el alma atrás todos ellos é hicieran buenas las frases aquellas del poeta, que dijo: MANUEL JIMÉNEZ D