Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
al grupo de espectadores, que se produjo e n t r e éstos u n movimiento de t e i n o r -y el murmullo que de sus filas salía dio á e n t e n d e r c l a r a m e n t e su intranquilidad. ¡N o h a y a miedoí- r- dijo D o m í n g u e z en voz b a s t a n t e alta, p a r a que todos le oyeran. ¡N o l l e g a r á! C u a n d o así hablaba el t o r e r o l a res estaba a p e n a s á diez m e t r o s de. distancia, de los i n v i t a d o s p e r o i n m e d i a t a m e n t e zumbó la c u e r d a en el espacio; cayó su e x t r e m o libre sobre la cabeza del t o r o el señó M a n u é o b l i g ó á retroceder b r u s c a m e n t e á su m o n t u r a y él toro cayó con estrépito. N o es p a r a descripta lá ovación qué fué t r i b u t a d a al valiente t o r e r o que dio fin á la fiesta repitiendo la suerte, con lo cual logró n u e v o s aplausos y u n magnífico regalo d e l m o n a r c a portugués. esto es lo que se relaciona co el toro y con el trabajo del torero. Nuestro deseo al abrir la- sección fué contestar á todo el que nos preguntara siempre que nos- fuera posible, y así lo hemos venido haciendo y. lo haremos, reconozcamos la poca importancia de algunas preguntas, pbrque. no queremos pecar de descorteses con un solo lector. Aho. ra bien. hay algunas preguíititas. que, por lo ridiculas, dicen muy poco. en favor dé- iquien las hace, i Quién es mejor torero, Fulánito ó Mengano? ¿Qué pelo tenía el toro que. mas varas ha tomado durante los diez. años últimos? ¿Es verdad que en el café tal le pegaron á Perengano una bofetada? Así por. el estilo hay infinitas cartas, que pertenecen á aquella tnitad que dijo el poeta que se d e b í a n perder. En cambio, ríos llena de satisfacP. P. CHANELÁv ción el ver que alguien quiere sabe; cómo se da el verdadero cambio de rodillas, cuál es el pase natural, cuan do es meritoria una estocada contra PSICOLOGÍA ría, en qué terrenos se debe matai y así DEL A F I C I O N A D O á los toros boyantes, que el sucesivamente, cuando vemos que preT 7 n nada se refleja mejor el espígunta quiere saber algo que le forme ritu del aficionado que en sus por completo el juicio para juzgar manifestaciones íntimas, y por ésta. s con autoridad. puede hacerse un estudio psicológico Muy bien qUe quieran saber fechas muy aproximado á la realidad. y detalles de alternativas y dé corriYa hace más de un año que abridas célebres, porqué también en e! mos en las columnas de Los Toros espUrgo de estas cosas se aprende la sección titulada Averiguador taumucho que se ignora, y hasta se llégs rino con el propósito de aclarar, á á destruir leyendas ó á levantar figunuestros lectores, aquellas dudas que ras á las que no, se concedía iriiporpudiéramos aclarar, porque como antancia; pero Con las otras pequefietes de dedicarnos a estos menesteres cés, que nacen de las disputas de hemos sido lectores aficionados, -sacafé, no se resuelve- nada. bemos el. deseo que tiene, el entusias- E l aficionado buerib, el que más ta de que le enteren, de aquello que sabe de estas- cosas (todÓs creemoí. ignora. poseer los secretos y nadie sabe Ir Desde aquella fecha hasta hoy haii ce; ntésima parte de lo que cree) se llegado á nuestras manos algunos miforma viendo corridas, leyendo, lá: les de cartas preguntadoras; todas revistas de aquello que ha visto. las 4i emps leído detenidamente y vis- preguntando después aeerca dé la to el contenido; muchas revelan una dudas que se le ofrezcan á quien c gran afición á la fiesta taurina; otras, quienes crea que pueden aclararselás, predilección marcada por toreros deEn el estudio psicológico que pueterminados; muchísimaís, el deseo de de hacerse de los distintos aficiona discusión con otros aficionados por dos, éstos son los que ocupan el pri cosas que á nadie importan, y muy mer puesto, y de éstos salen los que pocas el deseo de conocer cómo se pasado el tiempo suficiente para que ejecutan las suertes y la diferencia l ó s a n o s d, e ver toros les fortífiquer que hay entre él toro bravo- noble, el juicio, fornian á la cabeza de lo; de buen tipo y el animalucho que, inteligentes. porque tiene dos cuernos, le destina Los otros, los qtie se pasan to mesu dueño á que sea lidiado en plaza. jor de- su vida discutiendo tontería; Es lástima que no sea otro el re- que no tienen nada de fundamental sultado de nuestras observaciones; son los que ovacionan de mañera, in- pero hay que confesar que correstransigente al primer novillero que. ponde al estado general de k afición, realiza un desplante después de ser lo mismo en plazas grandes que en revolcado por inepto, sin perjuicio pequeñas, y estas líneas llevan el obde sumarse á las huestes. de los que jeto de contribuir á inculcar en los echan de la plaza á nar. anjazos á los que s interesan por las corridas de que, Como Guerrita, rtierecieron antoros 1 afán de, sin despreciar lo tes, -después, y ahora el respeto, de tosecundario, dominar lo principal, y dos por: su maestría. Si pudiéramos apartar á su camino é incorporarlos anterior, nos daríamos por tisfechos y ellos también lo gestos de al grupo muy sa- estarían. ÁLBUM BIOGRÁFICO JOSÉ FERNANDEZ (Bli LARGO) tro buen picador- de. los. tiempos modernos, de los que todavía han picado con las puyas de tope. y han sabido detener á los, toros poderosos como cueptañ que ios detenían los célebres varilargueros de otros tiempos, que reputan gloriosos, los que los, conocieron. Pocos. Como, él, en esta época, hanbuséado á todos los toros en los. terrenos que hay que buscarlos, y pocos. como él han pegado en su sitio, han detenido, han caído poco y han sacado por, delante á las reses sm que éstas romaneaseii los caballos; pero Castigando lo que sólo el brazo del hombre debe castigar. Buen mozo, de complexión robusta y con una aficióii sin límites, logró en mUy poco tiempo abrirse paso y colocar su figura al lado de o1? -os picadores muy buenos que llevaban diez, quince y veinte años picando en las mejores cuadrillas. De mono sabio recordarnos haberle visto, y no perdió el tiempo el hombre en la. época eíi que á. tales menesteres se dedicó, pues, cuando comenzó a pi- car era un cpnsumado jinete, que distinguía de caballos mucho más que los hombres más curtidos en la profesión. No sólo era de caballos de lo- que entendía, sino que disponía, de un criterio muy claro para saber el terrerio en que más y córi mayor éxi- to podía castigar á í a s reses y ganar aplausos. No hubo necesidad ie verle mu- chas veces para profetizar acerca, de, lo que había de ser, y recuerdo perfectamente qué los revisteros de más fama en los años de sus comienzos dijeron desde luego que, sería otiro de los nt con Agujetas, Badila, CatUa res, etc. etc- engrosarían las fiíás de los buenos toreros de á caballo. Aquellas profecías se cumplieron, como se cumplen casi siempre que los que profetizan basan Sus predicciones en algo íundamentaL, Cerca de veinte años ha estado en el ejercicio de la profesión y nunca ha defraudado los deseos de los qúfe iban á verle con la esperanza de pré- senciar algo de lo que es lá suerte íe varas. Nació en Aranjuez (provincia- de Madrid) ne sabernos la fecha cierta; pero hará unos cuarenta y t r e s é cuaI renta y cuatro anos. I Nacía colócenlas de si en los primeros años tuvo éste ó el otro fedo. Muy jovencillo era, pero ya buen O