Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
demus y pintada por San Lucaé. El difunto cronista D. Bernardo Mundina, en su historia del Salvador de Onda, se esfuerza por justificar esta opinión, y c o m o prueba indirecta recurre á documentos del Archivo de Toledo, según los cuales, á raíz de la muerte de Jesucristo, las Sinagogas españolas mandaron unos embajadores á Jerusalén que trajeron varias imágenes de Jesús que se repartieron entre aquellas, una de las, cuales existió en Onda. Caso de ser ello cierto, hay que suponer que durante cinco ó seis siglos estaría la imagen oculta en una cueva del monte, durante la dominación muslímica. Lo que sí es cierto es la existencia de una escritura otorgada e n Valencia por el pintor Joan de Joanes, según la que recibía once libras del ermitaño de. Onda en pago de haber pintado la imagen del SalGrupo de excux sionistas en las montañas. vador. Todas las calles de la villa se ven invadidas de caDesde tiempo inmemorial se celebran dos grandes rruajes, caballerías y músicas de bulliciosos jóvenes, festividades religiosas con tradicionales ferias en que a l son de, los instrumentos siguen alegres el caeste santuario: una, en el mes de Abril, por el pueblo mino de la ermita. de Fauzara, y otra, eii el verano, por el de Onda, y á ambas ferias y fiestas concurre extraordinario gentío Así como van llegando á la montaña del Santuade los pueblos limítrofes de la sierra y de la Plana, rio, todos procuran buscar un árbol en donde implanllevados por la fe religiosa ó en cumplimiento de altar sus reales, y cobijándose bajo las arboledas mulgún voto ó promesa. titud de familias, quedan convertidos aquellos solitarios montes en animado campamento de encantadora Veamos cómo describe estas fiestas el citado histobelleza, cuyo espectáculo es de los más curiosos. riador de Onda, i r Mundina: Antes de que Febo extienda su rubia cabellera Durante todo el día un apiñado gentío invade las sobre las copas de los árboles, cuando el fresco y plazas, templo y habitaciones del ermitorio, animando puro ambiente de la iHañana embalsama la atmósfera con sus compras la típica feria y rindiendo un tribucon el suave aroma de las plantas silvestres y los tierto de devoción, siempre viva, al Salvador de Onda. nos paj arillos saluden con sus trinos la venida del naciente día, el pueblo se prepara para la romería. DR. CARLOS S A R T H O U Vista posterior del Santuario del Salvador. Fots, C. Sarillo u.