Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
en ella encuentran el remedio á sus urgencias, y esto un día y otro üía, un año y otro año, aumentando siempre el número de los menesterosos s i n que disminuya la filantropía ni la bondad del remediador de tantas desdichas. Otro aspecto de la personalidad del señor Méndez de Andes es su decidida afición á las B e l l a s A r t e s afición que raya en los linderos del fanatismo por lo que á la música se refiere. Tiene fama de ser en ella inteligentísimo, y además se ha constituído en verdadero Mecenas de los músicos, pues costeó espléndidamente los estudios del hoy conocido tenor e s p a ñ o l Fulgencio Abela y recientemente ha tenido im rasgo que bastaría Taller de empaquetadoras de la iábrioa L, a Abundancia. Fots. San Juan. para hacer su elogio, si no lo mereciera por tantos motivos nuestro ilustre tan desprendido como D. Manuel Méndez de Andes. compatriota. La temporada de ópera le costó más de trescientos Sabido es que en el Gran Teatro Colón, de Buenos mil pesos, amén de las energías v la actividad que Aires, haactuado desde i. de Septiembre á 15 de No- hubo de poner al servicio del éxito de la empresa, lleviembre último una compañía de ópera española, para vado de su deseo de cooperar á la mayor gloria arla cual se reunieron los mejores elementos existentes. tística de la patria. Para indicar su importancia bastará consignar el Por bien empleado lo hubiera dado todo y mucho dato de que los directores fueron los maestros Goula, más si fuera preciso, con tal de asegurar el éxito que Pedrell, Bretón y Serrano. se perseguía, que no es el Sr. Méndez de Andes homPues bien, el Sr. Méndez de Andes fué en esta em- bre que en tales trances repare en ciento más ó menos presa el verdadero conde El plan artístico de la de miles de pesos ni en gestiones más ó menos abrucampaña no podía ser más plausible ni más- merece- madoras. dor de buen éxito, y el fracaso de la empresa (debido Tan loable conducta no podía quedar sin recomá diferentes causas que no es éste el momento opor- pensa y obtuvo una que ha debido dejar satisfechísituno de estudiar ni tienen relación con la persona de mo al interesado. quien nos ocupamos) ha sido tanto más sensible cuanLa Asociación Patriótica de Buenos Aires, que to que será muy difícil encontrar, para intent? rla de desde el primer momento supo y admiró su intervennuevo, un patrocinador tan patriota, tan entusiasta y ción en aquel asunto, adoptó el acuerdo de nombrarle socio honorario y celebrar una fiesta solemne en su obsequio. Así se hizo y la fiesta se verificó en los Pabellones de España, h a b i e n d o c o n c u r r i d o á ella las Sociedades e s p a ñ o l a s en masa. P r e v i o s los discursos de r ú b r i c a realizóse la ceremonia de entregar a! -Sr. Méndez de Andes una artística medalla, como prenda de reconocimiento de toda la colectividad al ilustre comoatriota por los sacrificios que voluntariamente se impuso en pro del arte lírico español. El Sr. Méndez de Andes nació en El Franco (Oviedo) el año 1872. Pocos podrán envanecerse de haber servido á su patria mejor ni más d e s i n t e r e s a d a mente de lo que él lo ha hecho en lá Argentina. Una de las salas de maquinarla para cigarrillos de la fábrica L, a Abundancia. GERARDO PARDOS.