Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
is? ro del 30 de Julio, publica ó toda plana, de cuerpo entero y con el uniforme de colegial del de María Teresa, retrato de E L PRÍNCIPE BORBÓN, de fotografía d i recta tomada en Viena En aquellos días, el Marqués de la Vega de Armijo, Embajador en l aris, temblaba ante r Sí el compromiso en que le ponía su grande amigo Alca h ñices, anunciándole que iba á llevar al Príncipe (de v a caciones en la c a p i t a l de Francia) á visitar la Embajada. fi. La necesidad de e n v i a r continuos refuerzos al NorLí. te y al Centro, para ver de concluir con la guerra carlista, causa de que resultasen desguarnecidas muchas poblaciones, trajo consigo el restablecimiento de la Milicia Nacional y la creación en Madrid de tres Escuadro. Teies y Oüclales del Tercer Escuadrón de la Milicia Nacional. Saturnino Lacal, nes do Caballería de aquélla. Pedro de F i g u e r o a el Marqués de Santa Genoveva, G. Cruzada ViUaamil, Los dos más conocidos fueF. Romero y Robledo, José M. a Z a r a t e Federico de Sawa, el Conde de Carlet, ron confirmados por el pueDuque de Sesto, J- Francisco de Salazar. blo con los nombres del agua ma, adonde llegó el 24 de Febrero, acompañado por de Colonia y del Aguardiente. Mandaba aquél el Marlos condes de Cheste y de Heredia- Spínola, el General qués de Bogaraya, el mejor jinete español entre toReina y el Sr. Losa. Claro está que la estampa y la nodos los contemporáneos, oficial que había sido del ticia representaban, por aquel entonces, como un eco Arma en el ejército y ayudante en la Isla de Cuba de las conversaciones y manejos que sobre la posible del General D. José de la Concha, Marqués de La restauración se sostenían en público y se fraguaban Habana. Fué comandante del tercer escuadrón- -el á la sombra. n las elecciones á diputados para las del Aguardiente- -el Marqués de Alcañices, cuyas caCortes Constituyentes, convocadas por el Gobierno ballerizas proveían de monturas á la mayor parte de Republicano Federal, se ofrecen ya veinte distritos al la oficialidad y á no pocos sargentos y soldados. Sr. Esteban Collantes para los moderados alfonsinos. Los apodos de estos escuadrones proclamaban la El General D. Juan Bautista Topete se encontraba, si clase de individuos en ellos afiliados. En el del agua no recordamos mal, detenido en las prisiones militade Colonia se alistó lo más florido de la nobleza; en res de San Francisco, y Dorregaray derrotaba en el del Aguardiente, con la gente del bronce, formaron Eraul á Navarro. políticos é intelectuales y muchos madrileños netos de los barrios bajos, porque, como dice muy bien el que A los de principios del verano de 1873, Hama un fué capitán instructor ó de armas de aquel escuadrón, cronista de la época, muy leído entonces: ¡Tristes, el Excelentísimo Señor actual Marqués de Santa Getristes días de desasosiego, de inseguridad, de inquietud, en que no se ve un rayo de luz en el horizonte, noveva, Gentilhombre y Guardajoyas de SS. MM. la creación del instituto respondió al noble propósito una leve esperanza en el porvenir! Después, los del difunto Marqués de Alcañices de sumar este oracontecimientos más lamentables para España se atrepellan como rebaño que huye de una inundación. ganismo á los demás elementos formados en favor de la restauración del inolvidable D. Alfonso XIL D. Luis Martínez y Llagostera, Teniente Coronel de agrupando en las filas individuos de todas las clases Cazadores de Madrid, muere asesinado- -precisamensociales, singularmente del pueblo El célebre Felipe te en Sagunto- -por sus tropas, á fines de Abril. AlDucazcal y el conocidísimo Pucheta fueron sargentos coy, Cartagena, Sevilla, Montilla, Málaga y el Cantón de aquella tropa. Con estos apuntes damos grupos foGranadino, que derribó el arco de las orejas, proclatográficos de la oficialidad y de la escuadra de batiman que en tan aciagos tiempos los gritos de ¡Viva dores. ¡Cuántos recuerdos y comentarios no despierla libertad, España con honra, la República y el pueblo soberano! sonaban en los oídos de los españoles tan, después de treinta y siete años, los nombres y las pacíficos y honrados como las voces de alerta, i Ojo fisonomías de todos estos nacionales alfonsinos, hoy con la bolsa, el honor y la vida i que estaban en ma- muertos ó ancianos! Figura principal de la revolunos de aquellos amables francos, ¡y tan FR. NCCS! I, ción, y luego firmísimo sostén del trono restaurado, fué D. Francisco Romero Robledo, gran corazón, los que desde el Guadalmedina al Manzanares, como modelo de amigos, entendimiento macho, adivinado y nube de langosta, beatificaron el negro recuerdo de comprendido, en conjunto y hasta el fondo, por su las hordas de Atila. egregio paisano D. Antonio Cánovas del Castillo. El En Febrero de 1874, el General D. Francisco Sepollo de Antequera está representado en el grupo, en rrano y Domínguez ocupa la Presidencia del Poder todo el esplendor de su juventud, cuando barría para Ejecutivo. Los dimes y diretes que hubo en el campo sí simpatías y partidarios con su porte y palabra, alfonsino por Julio del mismo año, sobre si la restaucomo pescador que echa la redada con fortuna. ¡Y ración había de hacerse volviendo la cara al pasado ó inaugurando vida nueva, patentizaban la proximi- murió sin ser Presidente del Consejo de ministros, después de presenciar cómo lo fueron sus subsecretadad del gran acontecimiento que ya, por deseado arrios y gobernadores! Cruzada ViUaamil; su lugartedientemente, se daba como acaecible de un momento niente, político por casualidad, conocido y competená otro. te crítico é investípador óf- nestras Bellas Artes, el La Ilustración EspaSíola 1; Americana, en sti núme- DON ALFONSO DE. BORÜÓN Y M