Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
jes antiguos y hacen todo género de composturas y arreglos. El gremio de sombrereras no es nada inferior al de modistas y costureras, y en cuanto á bordados y ropa blanca, se encuentran entre las sindicadas muchachas c ue hacen verdaderos primores. Hablo con conocimiento de causa, y creo ue sería egoísta no aconsejar á las lectoras de La mujer y la casa que cuando necesiten vestidos, sombreros ó roija blanca acudan al Sindicato de la Inmaculada, especificando bien lo que deseen; es decir, modista para vestidos de noche, de calle ó estilo de sastre; costureras para coser en casa en blanco ó en color, ó sombrerera, bordadora, etc. etc. y seguramente quedarán satisfechas al ver que i) or la mitad de lo que les hubiese costado lo que necesitaban, encargándolo á París, se lo han hecho las obreras del Sindicato, con un cachet tan parisién, que no sería difícil hacer creer, aun á los más inteligentes en cuestión de modas, ue aquel vestido, blusa ó sombrero había cruzado la frontera francesa, si un orgullo nacional no nos impulsase á proclamar muy alto que aquella iirenda, tan justamente elogiada, había sido hecha en España por obreras españolas. Acudiendo al Sindicato nos beneficiamos, sin duda alguna, y cumplimos un deber de patriotismo. C eñoras, es preciso viajar con la muñeca. ¡Qué disparate! -exclamarán ustedes. -Y a p a s ó la época de jugar á las muñecas. Desde luego; pero la (iue yo recomiendo puede utilizarse á todas edades. Esta muñeca original no tiene más ue el busto de porcelana. Con un bonito vestido de seda sujeto en los hombros, cayendo en forma de campana hasta los pies, oculta su imperfección, ue consiste en la falta de piernas, lo que constituye precisamente su utilidad. Al llegar á los hoteles no suele ser fácil encontrar una i) antal! a ue mitigue la intensidad de la luz eléctrica durante la noche; jjero la muñeca soluciona el conflicto. Colocándola sobre cuak uier aparato, queda convertida en lamijariUa. También iniede servir para otro uso no menos interesante. Su busto y la cabecíta, coronada de rizos rubios, se separa con facilidad de la falda jjor medio de una; cintas en forma de tirantes, c ue pasan por debajo de los brazos y sirven para colgarla donde se quiera, mientras ue la falda, montada en la parte superior sobre un redondel de cartón forrado de la misma seda y con una cinta corrediza pasada por el borde inferior, queda convertida en una monísima bolsa para la labor. ¿Ven ustedes, señoras, como á todas edades se puede disfrutar do una muñeca? A DE T I E N D A S a música, comprendiendo que es la alegría de la vida, la encargada de hacer olvidar fastidios y contrariedades, y que muchas veces hasta sirve de consuelo en las grandes penas, ha querido que la tengamos siempre á nuestro alcance, y se ha escondido en muebles y cacharros, hasta en los cepillos de lustrar el suelo. Resulta verdaderamente cómico oir un aire de los más conocidos mientras el criado baila sobre el parquet, al coger la pluma para escribir, un espejo para verse la cabeza por detrás ó cualquier otro objeto, de los que están provistos de una cajita de música que sólo funciona al levantarlos de la mesa. Es un regalo para la dueña de la casa donde se pasan algunas semanas durante el verano, que produce la hilaridad general y hace pasar un rato alegre. 1 gunas señoras se declaran refractarias al saco monumental con largos cordones de seda, alegando que es muy molesto llevarlo colgando del brazo. Hay, sin embargo, muchas que lo encuentran útil y cómodo; pero como es preciso dar gusto á todos, no sé quién ha ideado unos bolsillos monísimos de gamuza con un borde de sknngs, boquilla forrada de la misma gamuza y pendientes de una cadena lo suficientemente larga para que rodee la cintura y el bolsillo quede á una altura de diez centímetros sobre la rodilla. C i n un buen corsé es imposible que un vestido sien te bien, aunque esté hecho primorosamente. La dificultad consiste en encontrar un corsé cómodo, flexible, que no estropee los cuerpos bonitos y que, si es preciso, corrija ó modifique los defectos, pero sin someter á la infeliz que lo use al martirio de esas corazas que las obligan á parecer muñecas de madera por sus acompasados movimientos. The Spécialité Corset es el que ha realizado el ideal de toda mujer elegante: tener im cuerpo perfecto y conservar la libertad absoluta de movimientos. MUEBLES MODERNOS Mesa, sillas y accesorios de comedor, tan útiles por su solidez como de buen gusto por lo sencillos y elegantes.