Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CóHese per esfa raya. GENTE MENUDA, E N 1911 C orno verán nuestros pequeños lectores, desde este número comenzamos á publicar Gente Menuda en la nueva forma, por ellos solicitada, para que tengan su periódico favorito independiente y puedan coleccionarlo. Deben cortarse estas planas por las rayas marcadas al margen, y doblarlas luego siguiendo la numeración correspondiente de las o c h o páginas. Variamos tattibién desde este numeró la distribución de los 300 regalos mensualesf para lo cual cada ejemplar de- BLANCO Y N E GRO, en las páginas de anuncios, llevará un cupón en blanco para que el lector ponga en él el número que le, parezca. Si este número fuera el del premio mayor del último sorteó del mes de la Lotería Nacional ó estuviese comprendido entre los 149 anteriores ó entre los 150 posteriores, tendrá su regalo correspondiente. iSsí, cada lector escogerá su (propia suerte. Téngase en cuenta que el último, sorteo del nies de Enero sólo tiene 31.000 billetes, para no poner en el cupón un número superior. Los que quieran concurrir deben enviarnos una historieta- desarrollando el asunto que les parezca en doce aleluyas. La que nos resulte mejor hecha y más a propósito para el periódico, será la premiada y se publicará ilustrada por uno de nuestros dibujantes. Publicaremos ta: mbién el retrato üel autor para estimularle al cultivo de sus aficiones. Y como éste es el único objeto que per- seguimos, rogamos á los papas que no sean ellos los que escriban las aleluyas que han de firmar sus hijos, pues, si lo hacen, sólo conseguirán engañarlos y engañarse. Con que vengan aleluyas, jóvenes amigos. Él día, 31 del córrién te mes quedará cerrada la admisión de originales. AÍÍO VI. SIADRU I. ENERO 1911 STÜM. 1. JEROGLIFICO IMñ uro Qr- -m- LOS ANTEOJOS Bl CONCURSO ÜE HISTORIETAS ueremos que nuestros pequeños lectores GÓlabói- éri te Menuda, y para ello empézátílGSLa solución en el número própor convocarles á este primer concurs dé pies para historietas. ximo. Q C allad... E n el reloj de la vecina torre acaban de sonar las lentas campanadas de u n a h o r a que n o volverá: nunca. V Son las doce de la noche. E s el instante en que se veríñcan las apariciones fantásticas. Trasgos, duendes, hadasvy brujas eligen este tnomento p a r a presentarse ante los ojos de los mortales. 1- -8-