Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS los toros sm ton ni son, propagando el VICIO de torear á dos manos, que tanto ha perjudicado la lidia de toros en estos últimos tiempos. Dos veces ha sentido el aguijonazo que le impulsaba á ser matador, y y cuando tenía quince ó diez v seis anos figuró en una de las cuadrillas ae Nmos Sevillanos. Fué de aquella tanda de toreros cordobeses en la que sobresalieron Lonepto, Cerrajillas y él. Como ya P ta- tero lo saben todos los que lean estas lineas. DULZURAS. MAS LIBROS TAURINOS J- a sido un año el actual muy fecundo en libros que se ocupan de la fiesta de toros, y es éste un medio de propagar el espectáculo que en otro tiempo pusieron en práctica los buenos literatos, con lo que hicieron mucho favor a los que se interesan por lo que queda en España puramente nuestro y debemos conservaí como preciado tesoro. Según se han publicado los libros hemos dado cuenta en esta sección v ahora vamos á ocuparnos de los que han salido a luz pública últimamente Damos preferencia al que con el titulo de Poema de los toros ha puWicado en Sevilla el joven literato U. f elipe Cortmes y Murube. Es un tomito de cietr páginas en el que el autor ha encerrado 16 hermosas composiciones poétTcas, q u e han de saborear con deleite los que gustan de la lectura del romance castizamente español y los amantes de la fiesta de toros. Aunque algunas de las composic i o n e s describen maravillosamente algo de lo que ocurre en las plazas de toros, casi todas las demás estándedicadas a las faenas del campo, á la vida de los vaqueros, á las faenas de los garrochistas, á la cría de las reses y hasta, si vale la frase a demostrar que esas terribles fieras tienen también alma, como puede verse en El toro herido y Los añojos La composición titulada Romance de los toros es un modelo de belleza descriptiva, y todas las del tomo merecen leerse por el españolismo entusiasta que revelan. Falta hace que los buenos literatos se ocupen de lo que tiene relación con nuestra fiesta, ya que los que tanto la enaltecieron en otro tiempo dejaron de existir ó colgaron la péñola, como el torero cansado de luchar cuelga el capote, y no echa mano de el sino para dar un capotazo muy de tarde en tarde. El poema de los toros se lee, se guarda y se vuelve á leer infinitas veces, porque no cansa nunca. r t nuevo hay que hablar de otro li bro publicado por el fecundísimo Bachiller Cánsales de Rivera. Es un volumen como los dedicados anteriormente á Cara- Ancha y á Ángel Pastor, que encierra lo más saliente de la historia del desgraciado José Claro (Pepete) muerto en Murcia el 7 de Septiembre. Francisco González (Pataterillo) las dos hubo de retroceder á su puestq, convencido de que le habían engañado su coi- azón y algunos amigos con tan baen deseo como mal golpe de vista. El dinero y la gloria que pueda ganar con el toreo no los obtendrá con el estoque y la muleta; los ha ganado y los ganará con el capote y las banderillas, y, T) or lo que se ve, más irá a menos que á más, porque treinta y siete años no son veinticinco y la última cornada le quitó muchas fuerzas. ííació en Córdoba el ó de Enero de 1874 (según consta en el libro de Alfonso Candela Córdoba taurina) se ha dicho, se destacó muy pronto trabajando como banderillero de Bebe Chico en las novilladas. Después de muerto Mojino, entró en la cuadrilla de Guerrita, con quien ya había trabajado buen número de corridas sueltas. Retirado Rafael, estuvo un año con el Algabeño, luego con Cpnejito y más tarde con Machaquito, en cuya cuadrilla trabajó hasta mediados del mes de Agosto de 1908. Desde entonces está con Ricardo Torres, donde, al lado del Barquero, ha hecho siempre excelente papel. Lo demás que se pueda decir de