Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÍHnUeJER Me SH ciones de nácar y mcuiics preciosos, los delicados Ijordadcs en sedas de diver. os luatices; pero instintivamente vuelvo la cabeza Hacia la puerta, para cerciorarme de que está abierta. La idea de vivir siempre entre aquella: columnas, de una severidad imponente, cuyos capiteles esculpidos, lo mismo que los bajorrelieves, que á manera de cornisa sirven de remate á la seda que cubre las paredes, representando escenas de- la época, frente á una monumental consola de madera, bronce y mármol rosa, que sostiene un candil de aceite que produce una luz tenue é indecisa, y sentada sobre unas butaquitas de rcsi) aldo bajo y muy duras, me horrorizo, confesando ingenuamente que prefiero la sencillez alegre del estilo inglés, con sus muebles cómodos, las telas claras y las ventanas muy grandes para que el sol y el aire prolonguen la vida de las flores que perfuman el ambiente. Los muebles antiguos tienen un valor artístico indiscutible pero el confort moderno vale más. Pero sin necesidad de ir á París puede conseguirse una juventud perpetua usando la Lotion Marquisa, que produce efectos realmente extraordinarios. estos el mundo piensa en juE nguetes días todo pequeños, que sueñancomprar vepara los con la nida de los Reyes Magos. No es extraño que los niños se entusiasmen con los juguetes, porque han llegado á tal grado de perfección que á mí también me gustaría que se detuviese en casa uno de ios Reyc, He visto una lancha tripulada por el mismo Noel en persona, con sus barbas blancas y su mirada bondadosa, llena de juguetes de todas clases y de paquetes de bombones. Otro juguete, bonito é instructivo, se llama Un viaje por Europa Es un map. a eléctrico, con dos ilas secas: una de ellas tiene un marcador C ue indica el término del viaje, y la otra un flexible con un lápiz, para ir indicando el itinerario (ue debe seguirse. Si en el trayecto los viajeros equivocan un camino, un timbre los avisa para que retrocedan y se orienten antes de seguir su viaje. M unca hay bastantes mesas en el salón donde se hace vida de familia, en ese gran hall, reunión de todos; los unos juegan, otros leen, algunos trabajan y la mayoría hablan; i ero todas las mesas están ocupadas, y cuando llega la hora del té, se arma una confusión que nadie sai) e dónde dejar su taza, y se ven en la precisión de molestar á alguien ó de tenerla en la mano. Contra estos inconvenientes hay un remedio muy sencillo al alcance de cualquiera. Las mesitas plegables, que son una monada. Su circunferencia no excede á 50 centímetros, y las i) atas, en forma de cruz, permiten c ue, una vez terminado su servicio, se doblen y se coloíiuen en un rincón unas sobre otras. Ocupan muy poco sitio, y su orecio es extraoidinariamente módico. DE T I E N D A S ü ntre los detalles más elegantes para una comida debe contarse uno que han introducido entre nosotros las costumljres americanas, y que seguramente se aclimatará pronto. Se trata de ofrecer á cada comensal un grapsfrut; es muy agradable y sirve de aperitivo. Al empezar la comida estará servido en unos platos de cristal ó de porcelana; pero completamente distintos á la vajilla. 1 a belleza es como una flor muy delicada que es preciso cuidar con esmero. En París existen varias Academias para aprender á cuidar el cutis, evitar las arrugas y conservar un colorido transparente. MUEBLES MODERNOS Escritorio, silla y velador para despaclio de señora, de roble encerado, con Incrustaciones.