Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA REVUELTA UR! n 5! bAhL 5 ANÍQbüTA CARl ATUKA 5 t D ac ac VERDADES Y MENTIRAS ¿DONDE MUEREN LOS PÁJAROS? la temperatura ordinaria basta una presión de tres atmósferas) Se coloca el sifón, A, boca abajo sobre un soporte de madera, B, pre- p s éste un problema que tiene in trigados desde hace mucho tiempo á los aficionados á la historia natural y á los amigos de las aves. Todos los veranos nos visitan millares de aves emigrantes y otros muchos millares viven constantemente á nuestro alrededor. Indudablemente deben morir todos los días muchos centenares, y, sin embargo, es rarísimo encontrar un ave muerta en los campos ó en los bosqiies. ¿Dónde mueren, pues, y qué se hace de sus cuerpos? Se ha dicho que muchos pájaros son devorados por las ratas y que otros se ahogan en los canalones y alcantarillas. Por otra parte, los ornitólogos aseguran que las aves se matan unas á otras en muchos casos y que sus esqueletos se encuentran entre las ramas de los árboles y en las cavidades de los troncos; pero, á pesar de todo, no es cosa corriente encontrar aves muertas. Las aves matan generalmente á las de su misma especie cuando están enfermas. El caso puede observarse en los gallineros. Cuando una gallina ó un gallo cae malo ó herido en lucha con otro, todos su? compañeros de corral acuden á picarle y concluyen por matarlo. Algunos observadores hacen notar que todos los animales silvestres tienen tendencia r esconderse en hoyos 6 espesuras para morir, y, por esta causa, no se encuentran sus cadáveres. Además, los insectos devoran muchas aves. Hay unos escarabajos llamados escarabajos enterradores que en cuanto muere una ardilla ú otro animal pequeño lo huelen y acuden por centenares al cadáver, en el cual depositan los huevos las hembras para que sirva de alimento á las larvas. GENERADOR DE GAS Es muy difícil que los que no saben de medicina comprendan los beneficios que se derivarán para la humanidad con el uso interno de un germicida tan poderoso. Eso quiere decir que las infecciones internas pueden ser combatidas con tanto éxito con el uso del Benetol como las infecciones externas se combaten hoy con los desinfectantes conocidos. LLAVES D E TUERCA A veces no se puede disponer de una llave de tuercas que ajuste á la tuerca que se quiere afloiar ó apretar. viamente preparado, iil gatillo del sifón se apoya en el plano inclinado b, de modo que, si por cualquier procedimiento se inclina la base del sifón hacia la izquierda, se abra la válvula interior por presión del gatillo. El gas saldrá por el tubo, D, en estado de vapor. Con una cuerda, E, formando lazo, que se pasa por la ranura de la base del sifón y luego por una polea, F, para quedar sujeta en el zócalo B, por medio de una palanca, G, se pone la botella en condiciones de dejar salir él gas de un modo uniforme y continuo. El aparato constituye una comodidad indiscutible para los laboratorios. NUEVO DESINFECTANTE Si la diferencia no es mucha, siendo mayor la abertura de la llave que la tuerca, puede vitilizarse aquélla suplementándola con una moneda, como lo indica el grabado. ANÉCDOTAS ADULACIÓN U e aquí un ingenioso procedimien to para obtener económicamente una corriente de gas carbónico ó sulfuroso á velocidad constante y de fácil regulación. Se emplea para ello un sifón de los generalmente usados para las bebidas gaseosas lleno de seudo agua de Seltz del comercio, si se desea obtener anhídrido carbónico ó gas sulfuroso liquefacto (con p l profesor H; C. Carel, catedrático de química y de toxicología de la Universidad de Minnesotta, acaba de descubrir un nuevo desinfectante que, según asegura, está llamado á revolucionar la medicina. El nuevo desinfectante, cuyo nombre es Benetol, es ocho veces más poderoso que el ácido carbólico, y le lleva la ventaja de que no es veneno, lo que resuelve la diftcultad con que hasta aquí luchaban los médicos, que no podían dar á sus pacientes dosis bastante fuertes. para matar los microbios. El profesor Carel, hablando de su descubrimiento, se ha expresado, en la forma siguiente: Tengo tanta confianza en el Benetol que esto dispuesto á someterme á la infección del cólera para probar que puede ser combatido con éxito por medio de mi descubrimiento. 1 f n poeta francés que había escrito unos versos en alabanza de Napoleón, hizo otros dedicados á cantar la Restauración. Al presentárselos á Luis X V í n el rey le dijo: -Son muy bonitos, pero me parece que eran mejores los que escribisteis en honor de Bonaparte. -Vuestra Majestad tiene razón- -contestó el poeta. -Pero ya es sabido que los poetas hablamos mejor de las ficciones que de las realidades. UNA ESTRATAGFMA s l e y fué un famoso mendigo de Londres, que hizo una regular fortuna cuando la mendicidad no estaba prohibida en Inglaterra. Particularmente las señoras le favorecían con largas limosnas, porque Osley, situándose en e 1 paseo d e moda, iba diciéndolas en alta voz: -Una limosnita por vuestros herí mosos. ojos... Por vuestro cabello de ébano... Por vuestra boca de rosa... Por vuestro talle encantador... Etcétera, e t c