Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS V I E J E C I T O S LUIS CORNARO 1 uis Cornnro- -todos le conocéis- -es un señor muy cios en el coro con voz clara y potente. A mediodía viejecuü, iieiic ¡a más ue noventa y tres años. y á la noche, á las horas del yantar, apenas conie Habrá que decir algo- -porque sin duda, de tan saun par de huevos remojados con un tragúete de vino bido, lo tenéis olvidado- -sobre su vida pasada, sobre ligero y nuevo. (El dice que el vino añejo no lo puede sus fortunas y adversidades. Nació Cornaro á últisufrir. Para distraerse y dejar á la posteridad una mos del siglo x su familia fué una de las más enseñanza provechosísima de su vida, escribe de nobles, de las más poderosas é ilustres de Venecia. cuando en cuando unas páginas en que él asienta Nuestro amigo, durante su juventud, hizo toda clase la manera que ha tenido jjara salvarse. Tres siglos de travesuras y dis aratcs; era de todas guisas hoine después, un compatriota nuestro- -D. Miguel de la revolvedor, como hubiera dicho de él Gonzalo de Higuera y Alfaro- -traducirá en una prosa limpia Berceo. Pero como su complexión era débil, como y elegante estas páginas de Cornaro y les pondrá la fábrica de su cuerpo era asaz precaria y frágil, este título: Consejos y medios fáciles para vivir mutodas sus travesuras, clandestinos solaces y deportes cho tiempo con perfecta salud; modo de corregir pecaminosos, le produjeron un sin fin de achaques, un mal temperamento, de gozar uno felicidad perlacerías y quebrantos. Inútil era que los físicos de fecta hasta una edad muy avanzada y de no morir la época le proporcionasen sutiles y maravillosos resino por la aniquilación del húm, edo radical, gastado medios inútil que le quisieran sanar con mixturas por una extrema vejes. y tópicos de todo género. Cornaro no sanaba; antes Cornaro ha tenido una hija; la hija ha tenido bien, sus achaques y dolamas aumentaban más cada once hijos. Todos los nietos de nuestro amigo aledía. La cosa era digna de que se reflexionase un gran los años de su vejez. Dentro de siete años, momento con calma. Un doctor, más agudo que los cuando él muera, después de haber vivido un siglo, demás, propuso á Cornaro que abandonase su vida una de sus nietas, monja en un monasterio de Padua, de placeres y libertinaje y se atuviese á un régiescribirá una breve relación contando la vida de su men estrecho de mantenimiento. Creía aquel docilustre abuelo. Cuando conoció que se acercaba su tor que con comer y beber poco, su cliente podría última hora- -escribirá su nieta- -se dispuso á dejar alcanzar una vida prolongada, larga. No se equivocó; la vida con la piedad de un cristiano y el valor de Cornaro se sometió á esa pauta estrecha; yantaba un filósofo. Hizo testamento y arregló todas sus copoquísimo; bebía otro tanto. Poco á poco fué mejosas después de lo cual recibió los Sacramentos y rando. Antes no tenía día ni hora buenos; la trisesperó tranquilamente la muerte sentado en un sillón teza y los dolores encogían su ánimo; ahora estaba de brazos. En fin, se puede decir, que falleció con sano, se sentía jovial, se encontraba con unas fuersalud perfecta, pues no padeció dolor alguno, y su zas que antaño le faltaban. espíritu y su vista se mantuvieron alegres. Cornaro ha nacido en Venecia, pero ha fijado en Así vivió y murió Luis Cornaro; si queréis que Padua su residencia. En esta ciudad ha roto y puesto os suceda lo mismo que á este hombre singular, huid en cultivo extensas tierras yermas; ha trazado azarde las minutas largas y suculentas; dejad las salsas, bes y landronas á través de secos eriales; ha consaliños y manjares exquisitos. Comed poco y cosas truido pantanos; ha hecho que la tierra produzca, simples, naturales y ligeras. Así estaréis siempre ¡ue el aire se purifique y que la riqueza y la prosalegres; la terrible acidia- -castigo de los hombres- -peridad de sus conciudadanos aumente. Ahora heno entrará en vuestro espíritu, y podréis morir un mos dicho que tiene ya más de noventa y tres años; día, á los cien años, sentados en un sillón de brazos todas las mañanas se levanta al rayar el día; da lary con perfecta salud por la aniquilación del húgos paseos, ligero y desenvuelto, por las arboledas medo radical. que él plantara; luego asiste á misa y canta los ofiAZORIN Dibujo de Arija.