Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
vMíci REVISTA ILUSTRADA y LAS (CUTRES r v w i i i i ccnncí á la tre mujeres que llevaban Ijtn feo sobrenumbrc, piule eoneeneemie (L que ellas eran más feas aún. Decir í Ue una persona es fea no eA ji e. sa shiu un conctpLu eneral; no Iiay ténninus más vagos íjue éstn- de feo y hennoso. Asiii jjno sólo exi- stc un vcrlm para la idea de amar, ¡y tantos maiices y eolfiri. grados en el a m o r! Ni aun añadiendo adjetivos se aclara e io (le Ta fealdad. í as Cutres, p- ulré decir, tenían una fealdad innoble, repulsiva, de escarabajo pelotero; y al escribir, siento que las palabras no dan la impresión de los aspectos físicos. N o la fealdad de las Cntrí s era al o inefable, porque consistía no sólo eji las lineas, sino en la expresión- -en la expresión principalmente. -Y, sin esta expresión era de dulor. re -iynación y melancolía, seniimienta- totlns nobles... La- -linean, la le; í, las facciones, tenían la culpa de que el dolor pareciese ridículo, la resignación necia, la melano lia repugnante. Además, la ente no podía concenar esla i expresiones, que suelen revelar una vida interior espiritualizada, con la manera de vivir de las tres hen ianas, sometida á la tiranía del órd ¡do interés. Las Cutres no eran ricas cuanilo perdieron á su nmdre, por cieno una de bis mujeres n: ís bemiosas de la provincia, muy pretendida después de iuda y nmy aficionada á trapos y ninfios: al o casquívanan en resumen. Sií Ijelle a y sn coqueioria eelipi aron p- r r r o m p i d o á sns bijas ó, mejor dicbo, ayudaron á que resaltase lo poco que debían á