Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS das, y de otro la valentía que se le escapaba por las Brechas que en sus carnes abrían los toros, hicieron que bajara el ruido que dio ai aparecer, y poco á poco quedó relegado á muy secundario término, dándose el caso de que, cuando pensó en hacerse matador de toros, ya había dejado de ser popular y perdido las esperanzas que pudo tener en ios coniicnzos de su vida noviüeril. Nació Ángel García de la Flor el 25 de Enero de 1 S 72, en Sevilla. Los apellidos de su padre cv. au García Padilla, y el de su tiiadrc. de ia Flor, y No convenció á nadie ni se convenció él mismo, y su nombre volvió á hundirse entre la turbamulta, hasta que, obsesionado con los éxitos del Algaheño, reapareció con fuertes ímpetus, y en un dos por tres ganó el primer peldaño en la escalera que lleva á la popularidad. En hombros de los espectadores salió de la plaza de Sevilla el día 16 de Junio del año 1895. y aquella empresa le repitió el 30 de dicho mes y los días 7, 14 y 25 de Julio. Sus enormes estocadas se hicieron célebres; el eco de sus éxitos llegó á ranzas por aquellos días en los que la atención estaba fija en las pretendidas competencias de Algabeño y VilUta, con las que la empresa llenaba todos los jueves la plaza en aqueílas calurosas tardes. De cómo quedó da idea el hecho de que volvió á trabajar aquí el día 29 con Algabeño; en Aranjuez, el 4 de Septiembre, con Viltita, y en Madrid, el día 5. Otras dos corridas toreó en Ma. drid aquel año, en los días 10 y 17 de Noviembre, y al año siguiente fué uno de los novilleros obligados en la mayoría de las- plazas. Las cogidas le quitaron mucho, y el año 1897 sufrió dos gravísimas: una en Valencia, el 13 de Junio, y otra en Madrid, el 25 de Julio. Con motivo de la de Valencia circuló la noticia de su fallecimiento, y hasta hubo un periódico que publicó su retrato orlado de luto, con cruz y fecha de su muerte. En la 15. corrida de abono de aquel año, celebrada el día 19 de Sentiembre, con toros de Miura, le dló la alternativa en Madrid Luis Mazzantini, acompañándolos Bonarillo. Después no pasó de un lugar modesto, y la mayor parte del tiempo se lo pasa en América, siendo el Perú su preferente campo de operaciones. Allí también le dieron por muerto hace tres años, al ser cogido por un toro en una corrida celebrada en Lima en honor de la escuadra yanqui. Casi todos los años viene á España, y apenas torea una ó dos corridas para volverse otra vez á buscar aventuras. DULZURAS. LOS EXAMENES en de exáE stamos y, ápleno período las notimenes juzgar por cias que se publican á los cuatro vientos, no pueden ser ijiejores los resultados que en todas las plazuelas, corralizas y corrales están dando los becerros y becerras que han de ser la base de futuras reses de lidia. Todo lector algo aficionado á estas cosas de toros, habrá visto en diversos periódicos las noticias de tientas i- erificadas en las ganaderías de poca 6 mucha importancia, y no cesará de leer gacetillas parecidas hasta q u e termine el invierno y vengan, con la primavera, los motivos para hablar de cosas de más substancia. D. Eduardo Miura ha probado las becerras de su ganadería en número de más de 100, con excelente resultado. En la dehesa de El Molinillo se ha verificado una escrupulosa tienta de becerros y vacas del duque de Veragua. E 1 ganadero sevillano D. Felipe Ángel García Padilla. adoptó los dos paternos para anunciarse en los carteles, por lo que como García Padilla se le conoció siempre sn lo que tiene relación con el toreo. En sus primeros años fué aprendiz de carpintero, y después quiso ser torero, comenzando a torear algunas corridas cuando tenía de diez y ocho á veinte años. todas partes, y en la plaza de Madrid debutó el día 22 de Agosto, acompañado de Mancheguito J Gavira, con toros de Navarro (antes de Solís) En aquella corrida mostró diversas deficiencias con capote y muleta; pero á uno de sus toros lo mató en tan hermosa forma, que produjo el delirio é hizo concebir grandes espe-