Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA REVUELTA de su novia, enseñándola á cada momento grandes puñados de billetes y hasta regalándoselos como si le sobrasen. Como hasta entonces nunca se había oído hablar de este género de impostura, y, por otra parte, la imitación era bastante perfecta, probablemente hubiesen transcurrido muchos años sin que se averiguase el delito de Vaughan, á no haberle delatado un grabador amigo suyo, que le había ayudado en la confección de los billetes. Este individuo tuvo un disgusto con el lencero, y para vengarse dio, cuenta del hecho á las autoridades, que se apresuraron á poner á tan atrevida empresa, un trágico fin. Después de aquella fecha, las falsificaciones de billetes de todos los países pueden contarse por centenares; pero, sin duda, ninguna ha obedecido á un móvil más inocente, por no calificarlo de otra manera. SOPORTE PRACTICO duda porque el mismo miedo la impide darse cuenta de que no ha llegado al agua. El cisne blanco común es muy cobarde. El cisne negro, á pesar de ser la mitad de pequeño, vence invariablemente á su congénere blanco y concluye por matarlo. PARA TRABAR CABALLOS EL PRECIO n procedimiento muy sencillo para trabar caballos es este que vemos en una revista inglesa. Consiste en una cadena sujeta por un extremo á la lanza del coche 6 carro, y por el u i r n pintor muy malo se presenta en casa de un negociante, -I Quiere usted comprarme e s t p cuadro? -Bueno. Le doy un duro por él. -i Un duro! El lienzo me ha costado más. -Sí, pero cuando lo compró usted todavía no estaba pintado UNA OPINIÓN p r e g u n t a b a n á un médico célebre su opinión sobre el ajenjo. -Es muy perjudicial- -dice el doctor. -Sin embargo, abre el apetito. -No digo lo contrario, pero creoque no conviene abrir nada con ganzúa. U N A DEDUCCIÓN 1 os cestos de mimbres que se utilizan para equipaje, y también lo j baúles y las cajas que tienen que ser cambiados de sitio con frecuencia, suelen estropearse mucho á conse cuencia del roce. Para prolongar su duración y facilitar su manejo, conviene añadirles unos listones con ruedas como lo indica el dibujo. otro á la pata del caballo. Dejando trabado un caballo en la forma indicada, puede alejarse el conductor sin temor á que el ruido de un automóvil ú otra causa asuste al caballo y salga éste corriendo. EL CANAL DE PANAMÁ 1 a mamá de Juanita tiene una her mosa gata, á la que da muy bien de comer. De pronto nota que no le basta la ración, hasta que al fin, al entrar en la cocina, descubre el misterio. Un precioso gato está devorando lai comida destinada al animalito de la señora, la cual pregunta: -i Qué bestia es esa? Y Juanita responde: -No te alarmes, mamá; será eí soldado de la gata El peso de los baúles aumenta en proporciones insignificantes con esta modificación, cuya eficacia es innegable. LA ESTUPIDPZ DEL CISNE 1 p 1 cisne es un ave tan tonta que muchas veces deja que se hiele el agua en torno suyo sin advertir que queda aprisionada entre el hielo. En los países del Norte es muy frecuente que los dueños de estas aves tengan que acudir á romper el hielo para que se puedan retirar á su nido. La estupidez del cisne contrasta con la inteligencia del pato. Cuando hace mucho frío y el agua empieza á helarse, los patos se ponen á nadar, formando un círculo, y asi impiden que se forme hielo dentro del círculo. Otra de las cosas que demuestran la poca inteligencia del cisne es que si se encuentra una de estas aves á cierta distancia del agua y se la asusta, huye hacía el lago, pero antes de llegar empieza á hacer los movimientos que haría si estuviera nadando, sin 1 as compuertas para las esclusas del Canal de Panamá se están construyendo en Pittsburg. Son 92, 6 sean 46 pares, y tienen 82 pies de alto, 65 pies de ancho y siete de espesor. Se gastarán 60.000 toneladas, ó sea ocho veces más acero que el enmleado en la torre Eiffel. Él valor de esas puertas es de cinco millones quinientos mil dollars, y se están fabricando en los talleres de la Me. Clintic Marshall S t e e l Construction Company, la mitad de cuya planta ha tenido que dedicarse á esa obra. El peso de cada hoj de puerta es de 600 toneladas poco más ó menos. Las 46 puertas de las esclusas se colocarán en la forma siguiente: 20 pares en la esclusa de Gatun, en el lado del Pacífico; 12 en Pedro Miguel, y 14 en Miraflores, cerca de la entrada del Atlántico. CHISTES UNA QUEJA p a q u i t a ha debutado en un cine con un papelito de criada, que decía: ¿H a llamado la señora? Al día siguiente se encuentra á un amigo periodista que la felicita. ¡E s t u v o usted m u y bienj muy bien! -Sí- -contesta Paquita, -pero estoy muy descontenta de la Prensa. EN LA ESCUELA -i Cómo se Hama á los que se r e tiran al desierto á. meditar á solas... -Los desertores.