Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El radjah, aiie es hombre que sabe conducirse como corresponde a su elevada posición, envió á la dama á que me refiero la cola entera de su elefante favorito asegurando su felicidad y la de miles de personas porque en cuanto la noticia ha empezado á circular las- artas en demanda de una cerda llegan por cientos a casa de la dueña de tan precioso talismán v ella sintiéndose tan espléndida como el radjah, va deshaciendo la tan preciada cola del elefante favorito y ader: as ensena, para que pueda copiarse, la cerda que ingeniosamente ha convertido en pulsera para llevarla con comodidad. Los dos extremos están engarzados en unas bolitas de oro, y cruzados pasan pot eos hebí las, igualmente de oro, que permiten agrandar o achicar la original pulsera á medida del brazo Una observación útd. Es preciso procurarse una cerda de la cola del elefante; pero hav que tener mucho cuidado para no dejarse engañar por algún joyero hábil que ponga en circulación las pulseritas v SI no pertenecen á la famosa cola, será inútil adqíii rirlas para ser feliz. Se trata de una cartera muy grande de piel roía forrada de paño verde, que se dobla y se cierra con llave. El ptissle se forma sobre el paño, y si una visita, un paseo á hora fija ó la comida interrumpen el interesante juego, se cierra la cartera, y como los pedacitos de madera quedan prensados entre los dos paños, es seguro encontrarlos como se dejaron al reanudar ese ejercicio de paciencia, tan útil para las personas nerviosas. p a r e c e ser aue las tarjetas de visita, tan frias y severas, van á ser substituidas en la próxima Navidad por unos diminutos pergaminos, ó al menos cartulinas que lo parezcan, con un ligero apunte hecho a pluma o al óleo. Es una idea que puede ser muv bonita y que redunda en beneficio de los artistas pero hay que pensar con detenimiento á auién se encomienda el trabajo, ó lo que es mejor, dar el asunto tamaño y huir de las, alegorías, para no caer en- cosa de dudoso gusto, C lempre que se regale algo á los niños, debe pen, sarse en que el objeto tenga una utilidad, y nada mejor para este fin que las películas históricas que representan los hechos más notables de la Historia, y SI mientras los pequeños lo ven se les va explicando sera seguro que no lo olviden nunca. De este modo se divierten y se les facilita el estudio, demasiado Donoso para sus inteligencias. Estas películas están reducidas para aplicarlas al cinematógrafo infantil qnc puede instalarse en el cuarto de juego. DE TIENDAS América todavía es mayor el entusiasmo que inspira el pussle que en Europa. Recientemente han inventado un aparato para conservar un jue o empezado, sin peligro de que los criados ó los niños destruyan en un segundo el trabajo de varias horas p n ll l l. I! -í í! Tls r MUEBLES MODERNOS LaTabo y accesorios, esHlo aTemán, p a r a el cuarto de una mfl;