Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BERLINESA EL E S T U D I A N T E B E R L I N É S SU P PA Y SU PERRO I os estudiantes aleman s tienen dos cicatrices en la mejilla derecha, una pipa y un perro. Andan muy derechos- -hasta cuando no pueden con la cerveza que llevan dentro- -y usan unas gorritas muy pequeñas y muy ridiculas. Por regla general, tienen poco dinero. Los estudiantes ricos están aíiliaüos á una sociedad llamada la Eorusia y hacen sus cursos en Bonn. A esta sociedad perteneció el Kaiser. Como todos ellos son hijos de buenas familias, gastan mucho dinero y además tienen carta blanca pa a hacer cuantas barbaridades se les antojan. En Bonn, los estudiantes de la Eorasia son los amos; se meten con la gente, pegan á los guardias, rompen las cristalerías en los restaufanis... y no estudian. Pero el estudiante alemán, en general, suele ser lo contrario: formal, correcto, respetuoso y aplicado. Los de Bonn son la excepción. Cuando pa eamos por las calles de Berlín, sólo con ver á los e. tudiantes sabemos aproximadamente á qué altura del mes nos encontramos. Las cicatri- ees, la pipa y el perro son otros tantos calendarios. Si las cicatrices están irritadas, si la pipa arroja boMedio mes se le pasan de juerga y el otro medio estudian por recurso; para no aburrirse, para que transcurran pronto los días... Ni se bebe, ni se fuma, ni se flirtea, y el mal humor del estudiante lo paga el pobre perro, que en estos días no come, pero, en cambio, i se lleva cada patada... Son altivos, son orgullosos estos estudiantes alemanes. Tienen leyes especiales que los protegen y castigan; tienen Tribunales aparte para juzgar sus actos y es rarísimo que un estudiante cometa una acción reprensible... Los de la Borusia de Bonn no se cuentan... Ya he dicho que los estudiantes de Bonn son ricos y pertenecen á buenas familias... Este priMlegio les autoriza para hacer todo lo que les da la gana... Yo contemplo siempre con simpatía al estudiante berlinés, á pesar de que tengo que hacer esfuerzos mauditos para no reírme de las gorritas que usa... edle! Lleva las cicatrices pálidas, la pipa apagada y el perro le sigue de mal humor... ¡Estamos á fin de mes... ¡Ya no hay dinero I Y, sin- embargo, mar c h a orgulloso y serio. muy estirado, muy tieso... Va pensando que dentro d e p o c o s días llegará el che q u e el suspirado j -í- cheq u e... ¡Q u é alegría vo 1 v e r á ver á las camare ras del bar, t a n lindas! ¡Qué gusto pasar las noc h e s en el café Skandinavia, tan a 1 e gre 1 ¡Beberá vino, se atracará de salchichas, y las cicatrices se 1 e pondrán rojas, y la pipa le envolverá en una nube de humo constantemente... El perro sigue atentamente el curso de las reflexiones de su amo... y susp a tamljién por que llegue jjronto el cheque. josE JuA. CADENAS, r cañadas de humo, si el ferro corre y salta juguetón y con ganas de- fiesta, ya se sabe. ¡Estamos en la primera decena del mes! Y estar en la primera decena del mes quiere Iccír que hay dinero fresco, que el estudiante va á los restaiirants donde sólo se consumevino, que no economiza el tabaco y que el perro tienela tripa llena. Pero pasado el 15, comienzan los apuros... Las cicatrices cada día se van poniendo máspálidas- ¡el abuso de la cerveza 1, -la pipa echa cada vez menos humo, y el pobre perro arrastra lasorejas por el suelo, muy triste y muy apesadumbrado, ¡Los últimos días del mes son para el estudiante alemán una verdadera odisea! Y éstos son precisamente los días que dedica al estudio, porque rhientras dura el dinero no hay quepensar en abrir un libro ni en consultar un apunte. Las camareras son tan lindas! ¡Las noches en el café Skandinavia se pasan tan pronto! ¡El vino es. tan agradable! j No hay tiempo para estudiar! ¡k