Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B iba saltando y volvía con el cántaro á la fuente. Que durara eternamente creyó la hermosa serrana, mas dio contra la fontana, y en mil trozos se rompió. Lo que hasta hoy no sucedió puede suceder mañana. LAS IMPRUDENCIAS Quedó arsénico en un plato para matar los ratones, y sin hacer reflexiones comióselo un pobre gato. El tósig- o de ahí á un rato dióle una muerte infernal. Muchos como este animal, sin los riesgos precaver, en lo que buscan placer suelen encontrar su mal. EL LEÓN AGRADECIDO En el África vecina, halló Androcles á vm león que, implorando compasión, cojeando se le inclina. Viole en su oarra una espina y arrancósela al momento. Lanzado al circo sangriento años después, se acordó 1 león, y le salvó a iusto agradecimiento. A más que á Dios es tribttto, cuerdo fué siempre hacer bien; pues si sembramos, también solemos coger el fruto. BARÓN DE A N D I L L A r lh Cfiül J í- ¡Cualquiera lo alcanza! ¡Calla! Si por medio de este columpio pudiéramos- -Muy buena idea, vam. os á probar. LA CAZA DE LA CODORNIZ SIN RECLAMO i V t S e puede, se puede. Al tercer envión te hago llegar á la jaula. -Pues aprieta lo que puedas. i I m iii; V -í z í t I ¡Rediez, el tío Rupelto! s e marcha á fiestas con toda la familia y se deja olvidau el pájaro en la, ventana; se va á morir de hambre. -Si lo pudiéramos descolgar... ¡Bravo, Perico I ¡Qué contento se pondrá el tío Rupelto cuando se lo entreguemos sano y salvo!