Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS m j j i w i i i M i j i i r T r -j i iííhy tt ¿fí 3 ürH Ímtít d (h V fifi Pía íK ¿fl ainjUfifhi áJjfríAtÓ f írtW ííK- ÍVíí í 5 v? Jl i ¡i ¿ím ¡I cmj fi- H üí a -ff é -V í, W -i á J 1 7- -í W- V -ki é ív v 3 í rt i (mi i í- m Tercera y ouarta páginas de la pragmática de Fernando VI. arrojo los Romeros, Costillares, PepeHillo, Juan León, Curro Guillen, Sentimientos, Roque Miranda, Francisco Montes, los Sombrereros, el Cano, el MorenÚlo, el Chiclanero, Cuchares, Cayetano Sanz, el Tato, Domínguez, Cordita, Lagartijo y Frascuelo, además de otros muchísimos toreros de menor celebridad. La plaza tenía i i o palcos, además del regio; grada cubierta, con tres órdenes de asientos y delanteras, y 15 tendidos. Cabían en ella 9.700 espectadores. Estaba situada en el mismo sitio donde hoy existen las primeras casas de la calle de Claudio Coello. La renta de la plaza de toros ha maciones q u e creemos necesarias. Es la primera que, como muy acertadamente supone, hicimos el trabajo basándonos en los informes publicados en periódicos de Sevilla y de Madrid, sin que los hayamos visto desmentidos, pues no teníamos otros elementos de juicio, al no haber tenido noticias oficiales. Otra es que ahora y siempre no fué nuestro ánimo molestar á nadie al emitir nuestros juicios. Resulta, según dice nuestro comunicante, que formaban parte de la comisión los matadores Quinito y Bienvenida, quienes, por causas justificadas, no asistieron á ninguna reunión. Además formaban cuatro aficiona- servido para remediar muchos dolores. Justo es que al Real decreto de donación se le dedique el recuerdo que significan estas líneas. El texto del documento se lee perfectamente en la reproducción que publicamos. P. P. CHANELA. dos, con lo que estaban representados el público y los diestros en activo, aunque éstos no asistieron. Conste así y conste también que en la reforma no se cuentan los refilones de salida como varas, según habíamos supuesto, y que los ochó minutos no son como mínimum, sino que si transcurridos seis ú ocho minutos, no toma el toro varas, será condenado á. fuege. Estos son los puntos principales que merecen aclaración y que hacemos con gusto por nuestra parte. Lo demás son diferencias de apreciación y la nuestra está hecha en uso de un derecho, sin más intención que la de informar y sin abrigar nunca la idea de perjudicar á nadie LA ETERNA L U C H A í o n este título publicamos en el nú mero 1.014, correspondiente al 16 de Octubre, un artículo respecto á la reforma del reglamento de la plaza de toros de Sevilla. Como protesta á aquel artículo nos nvía, con fecha 26, un extenso escrito D. Cayetano Bucardo y López, en nombre de los individuos que compusieron la comisión para la reforma. Ya ve el r. Bucardo el poco espacio que á estos asuntos dedicamos en el periódico, por lo que es imposible la publicación íntegra de su trabajo; pero con mucho gusto nos hacemos co de él para hacer algunas afir