Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA REVUELTA URí 05 íbAí E. S AHE. XbüTA 5 CARKATUK 5 t D OC CERTAMEN LITERARIO DE BLANCO Y NEGRO recomendarse en defecto del alfiler Regina, anteriormente descrito. A su eficacia reúne la circunstancia de ser elegante. OSu apariencia exterior es la de una gruesa perla. En cuanto á su disposición interna, semejante á la de los sujetadores de alfileres de corbata, consiste en un resorte construido de manera que surta el efecto siguiente: si se tira del alfiler por la cabeza, el guarda- puntas hace resistencia y se aprieta más á medida que aumenta la tracción. Para retirar el guarda- puntas, basta tirar ligeramente en opuesto sentido. LA INFLUENCIA DE LA LUNA Nuestro Concurso de Cuentos. T erminada la publicación de los cuentos admitidos en nue s t r o Concurso, y llegado el momento de recompensar con un objeto de arte al que reúna mayores méritos, con arreglo á la base sext de la conrocatoria, el Jurado nos manifiesta la imposibilidad de darla cumplimiento, pues cree que todos son igualmente dignos de la recompensa. Y nos propone sortear el premio para que decida la suerte, ya que, en justicia, habría que premiarlos todos. En cumplimiento del fallo del Jurado, procedemos á sortear un objeto de arte entre los cuentos de nuestro Concurso, publicados en BLANCO Y NEGRO desde lo de Julio de 1909 al 9 de Octubre de igio. A fin de que resulte á la vista de todo el mundo, el sorteo se hará en combinación con el de la Lotería Nacional del día lo de Noviembre del presente año. Para estos efectos, cada uno de los cuentos del Concurso llevará el mismo número que BLANCO Y NEGRO donde se publicó, y será premiado aquel cuyas dos últimas cifras coincidan ó se aproximen más á las mismas cifras del premio mayor de dicho sorteo. Por si se diera el caso de proximidad anterior 6 posterior, la posterior se considerará como más próxima. Y a ¡terminar definitivamente este Concurso, damos gracias al Jurado por sus trabajos y felicitamos á los cuentistas por los justos elogios recibidos, á los que nos asociamos sinceramente, y creemos que también se asociarán nuestros lectores VERDADES Y MENTIRAS HN NUEVO GUAl? D. a- PUNTAS Y hemos dicho q u e los sistemas ideados para proteger á la humanidad contra el peligro constante que significan los descomunales alfileres de sombrero usados por el bello sexo, son poco prácticos en su mayoría. Sin embargo, uno existe que puede A unque es opinión muy corriente, aun entre personas cultas, que la luna influye en los cambios de tiempo, cuidadosas observaciones han demostrado que no hay tales influencias. Pero si la luna no influye sobre las variaciones meteorológicas, por lo menos está fuera de duda que produce singulares efectos sobre el planeta de que es satélite y sobre los hombres y animales que en él habitan. Las mareas constituyen el efecto más visible de la influencia lunar. Mucha gente ignora que la parte sólida del planeta experimenta la atracción de la luna lo mismo que el mar; es decir, que hay mareas terrestres lo mismo que las hay marinas. Claro está que no notamos cómo la tierra sube ó baja de nuestros pies, pero científicamente el hecho está demostrado. El movimiento es imperceptible, aun con instrumentos muy delicados, porque la rigidez de nuestro globo es igual á la de una esfera de acero. Sin embargo, una de las pruebas de que hay mareas terrestres es que los terremotos ocurren casi siempre durante la luna llena. Sobre el hombre ejerce también nuestro satélite influencias muy extrañas, y por desgracia no bien estudiadas todavía. Vulgarmente se ha creído siempre que las fases de la luna influyen en los locos; de aquí el nombre de lunáticos que algunas veces se les da. En las regiones tropicales se oye hablar á veces de la ceguera de la luna, enfermedad misteriosa que pa- rece ser producida por la excesiva luz que el satélite presenta en los trópicos. Una persona que padezca la ceguera de la luna no ve absolutamente nada durante la noche, aunque la nocturna luminaria alumbre cual si fuera de día. Tan pronto como sale el sol, el paciente ve sin dificultad, y queda de nuevo ciego tan pronto como anochece. Esta enfermedad tiene algo de misterioso, aunque se supone es un resultado de dormir con la cara vííelta hacia la luna llena, y la verdad es que ésta produce en aquellos países efectos muy curiosos. Mientras un trozo de carne colgado á la luz de la luna se corrompe en seguida, otro trozo colgado á cubierto puede durar doble tiempo con la misma temperatura. En el reino animal, las influencias lunares no son menos extrañas. El zorro, por ejemplo, no caza nunca donde da la luna, dícese que porque teme á su propia sombra, mientras él conejo prefiere precisamente las noches de luna para salir de merodeo por los campos. Los jardineros, por su oarte, creen también firmemente en extrañas influencias de la luna sobre sus semillas y procuran no sembrar nunca leguminosas durante el c u a r t o creciente. CRIBADOR DE CENIZA p u e d e economizarse mucho carbón empleando el aparato que vamos á describir. Consiste en un recipiente- cribador que funciona con mucha facilidad y que sin levantar polvo separa los pedazos útiles de carbón que en vez de ser tirados con la ceniza pueden aprovecharse. g- La figura número i muestra el aparato cerrado; la número 2 da idea de la parte interior del aparato, cuya criba está representada en la figura número 3. Esta criba se apoya en unos travesanos de metal que la impiden caer al fondo del recipiente y