Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
rnnc: p MESA REVUELTA ac VERDADES Y MENTIRAS A TRAVÉS DE CALAIS EN U N A TABLA sombrero, se fija en éste una estrella metálica, D, que lleva dos tubitos, A y B, por los cuales se introducen las dos ramas del alfiler E (fig. i) Una vez fijada la estrella en el sombrero, por medio del sujetador H, I J n comerciante de Douvres ha construido un barco, si es que tal aparato merece ese nombre, que parece una protesta contra el constante crecimiento de las construcciones navales. El barco á que nos referimos es una tabla de cinco centímetros de grueso, seis metros de largo y sesenta centímetros de anchura; un mástil, á proa sirve para izar una vela pequeña un banco sirve de asiento al na- vegante, que constituye él solo la tripulación entera, y dos balancines de compensación, en forma de cilindros, hechos de madera, mantienen el equilibrio el remo es el principal medio de locomoción eiipleado en esta innominada nave. El comerciante inventor se lanzó á la aventura de atravesar el paso de Calais, pero á pocos kilómetros de la orilla tuvo que ser recogido por un buque, calado hasta los huesos, transido de frío y medio muerto de inanición. El arriesgado comerciante no renuncia á la victoria y está dispuesto á repetir el intento. LOS ALFILERES DE SOMBRERO EL AGUJÓN REGINA. que la atraviesa por el centro y cuyas dos extremidades se repliegan, el alfiler entra y sale por los dos conductos. La cabeza del agujón está provista de un tornillo, T, que permite adaptar un casquete artístico. Poseyendo un juego de estos casquetes ó cabezas, de más ó menos lujo, se pueden cambiar diariamente á voluntad. Otra ventaja de esta clase de alfileres es la de que el sombrero no se convierte en criba á fuerza de pin- o n objeto de evitar los males oca sionados por la aguzada punta de los enormes alfileres de sombrero actualmente en moda, se ha inventado una serie de sistemas que no han tenido aceptación entre las damas. Por último, un inventor ha dado; en el quid, presentando un modelo de agujones que, por sus ventajas, no tardará en extenderse y generalizarse. El mencionado inventor ha encontrado un medio sencillísimo de evitar el peligro que ofrecen estas temibles puntas que emergen amenazadoras de los sombreros femeninos. Ese medio; se reduce á suprimir las antedichas puntas, en lo cual consiste el secreto de los nuevos alfileres Resina. chazos, como ocurre usando los agujones ordinarios. Además, dos alfileres Regina (fig. 2) proporcionan la misma sujeción que cuatro de los comunes, puesto que ya se ha dicho que son dobles. C O M I D A S REGIAS queso pequeño con coramos, que se come mucho en Turingia. El vino no lo prueba desde hace tiempo; su única bebida es la cerveza de Munich ó de Nuremberg. El anciano Emperador de Austria se regala cori aves. Adora el wierner lockerle y otros pasteles vieneses, no come caza, ni carnero, ni confituras, y no es aficionado á los vinos finos, pero en cambio es entusiasta de las compotas. Al Rey de Italia, Víctor Manuel, no le gustan los manjares con pimienta; sus platos predilectos son los macarrones á la parmesana y la po- lenta. El Rey y la Reina de Rumania han introducido en la corte de Budapest la pesada cocina alemana, á la cuaí son muy aficionados. El Zar Fernando de Bulgaria adora la cocina francesa, pero lo más económica posible. Cuentan que el jefe es francés, y que está obligado á dar el almuerzo y la comida á razón de diez pesetas por persona. La Reina Guillermina bebe mucha leche. Jorge V de Inglaterra y su primo Alberto de Bélgica comen poco, pero son muy delicados y exigentes. A Nicolás I I I le gustan los platos preparados con refinamiento y muy sazonados, pero ha heredado el mal estómago de los Romanoff y sus digestiones son difíciles, á pesar de lo cual come mucho. TRITURADOR DE PIEDRA A fin de que, no obstante esta supresión, el alfiler pueda entrar en el os que se figuran á los Reyes co miendo en suntuosos salones, en vajillas de oro, manjares raros y prodigiosos, servidos ceremoniosamente por criados de roja librea, están en un. error. Los Emperadores y los Reyes soií, por lo general, muy sencillos en sus gustos, y comen poco más ó menos como cualquier ciudadano. EI Emperador de Alemania, poiejemplo, es sobrio como un soldado. Su plato favorito es el cerdo ahumado ó salado con berzas. En la corte llaman á este plato el plato de la boda porque Guillermo II se lo impuso á los príncipes invitados á su enlace. También le gusta el rosbif echando sangre, las patatas fritas con cebolleta, la cola de vaca, el pato asado, la sopa de tocino y el entrecote con grasa de anchoas. Su queso favorito e s e 1 Thuringer kümelkase, I Q i n pedazos pequeños de piedra en alguna forma, las aves de. corral no pueden prosperar La tierra y los pedacitos de piedra que picotean, constituyen para ellas una comida especial y las ayudan á digerir los alimentos. En algunas localidades no es fácil encontrar estas piedrecillas en estado natural, siendo necesario por tanto prepararlas arti-