Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN RASGO DEL REY p 1 día 22 de este mes giró el Monarca una visita á la Armería Real, con objeto de introducir en ella algunas reformas que requiere la mejor instalación de las históricas riquezas que se guardan en aquella dependencia. En esta visita siguió al Rey una parte del público que se encontraba en Palacio presenciando la parada. Mientras el Rey recorría la Armería ocurrió un hecho que pone de relieve una vez más el carácter llano y democrático de nuestro Monarca. De entre el público se destacó una linda señorita, que se acercó al Rey, y mostrándole unos cromos en los que aparecían los retratos de SS. MM, le pidió su regia autorización para nue las fotografías fuesen marca de un selecto vino de Jerez, diciéndols: Señor, ¿autori- Ejecutoria de la familia Fernández de Bobadilla. D. Manuel Fernández de Bobadilla, fundador y gerente de la casa Alanuel Fernández j C za V. M. el uso de los retratos de la Real familia en las etiquetas de la casa Manuel Fernández y Compañía, de Jerez, que cría vinos dignos de Reyes? El gracejo y donaire de la gentil embajadora, jerezana de nacimiento, hizo sonreír al Rey, quien después de examinar las fotografías detenidamente y hacer grandes elogios del buen gusto y arte con que estaban hechas, contestó cariñosísimo que accedía á la protensión. De esta manera tan sencilla, y merced á la amabilidad del Monarca, pudo lograrse la honrosa distinción de que indudablemente son dignos los vinos para los cuales la solicitaba la linda señorita Angeles Rag- el. Entre el público que presenciaba la escena produjouna impresión gratísima, que se tradujo en manifestaciones de respetuoso cariño, el agrado con que SuMajestad había acogido la solicitud. Como nota interesante publicamos el retrato do la. señorita Angeles Ragel, que hizo la petición; el desu tío D. Manuel Fernández de Bobadilla, fundador y gerente de la casa que ha obtenido tan preciada merced, y el escudo que ostenta la ejecutoria de los F e r nández de Bobadilla Señorita Angeles Ragel, que hizo la petición al Rey.