Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
URín 5I bAhLS ANt: CbüTAyt CARICATURAR 2 0 VERDADES Y MENTIRAS ÁB 1 1 POR DE HUEVOS I aquí un curioso, sencillo y H etico modero de abridor para práchue- vos pasados por agua. El instrumento es de metal niqueiad o y tiene la forma de que la figura adjunta da idea. Los dos extremos del abridor, A A, están retorcidos á propósito para hacer sobre ellos presión cota los dedos pulgar y medio, y las. dos ramas dentadas se hallan uñidas por un arcó metálico, C, y abren y cierran, sobre una articulación, B. El arco tiefte por fin impedir, sujetándole con el dedo índice (fig. 2) que el abridor resbale al funcionar. El grabado que acompaña á esta descripción hace inútiles más prolijas explicaciones. HAZAÑAS REALIZADAS POR MUERTOS Una ó dos veces dirigió preguntas al maquinista, y aunque no recibió respuesta lo achacó á que no tenía ganas de hablar. Al acercarse á una estación el fogonero hizo la señal de llegada con el silbato, pero el tren no acortó la marcha. Entonces tocó en el hombro al maquinista, y con el espanto que es de imaginar, vio que estaba rígido. Sin perder la serenidad el, fogonero se abalanzó al regulador y detuvo el convoy. El cuerpo del maquinista estaba frío, lo cual revelaba que había fallecido lo menos una hora antes. Hace años salió de San Francisco para Alaska el barco General San lín, pero no llegó á su destino. Meses después lo encontró la goleta Arietis á 200 millas de la costa de la Colombia inglesa, y le hizo señales, pero no recibió respuesta. Entonces se aproximó, y la tripulación pudo ver un hombre rígido, agarrado á la rueda del timón, con la vista aparentemente fija en el horizonte. Aquel hombre era cadáver. Del resto de la tripulación no se ha sabido nada. Se supone que el barco fué cogido por un temporal, y al verlo en peligro de zozobrar la tripulación lo abandonó, quedando sólo el capitán, que era el individuo encontrado muerto junto al timón. El primer premio de una carrera de bicicletas celebrada en Australia, hace algún tiempo, lo ganó un ciclista que, ai pasar por la meta, iba muerto. Cuando la máquina hubo recorrido unos cuantos metros después de ganar la carrera, que había sido muy reñida, las 10.000 personas que la presenciaban se quedaron aterrorizadas al ver que, perdido el impulso, la bicicleta se tambaleaba y el vencedor caía al suelo. Los médicos declararon que el ciclista iba muerto cuando pasó la meta. TAPÓN DOSIFICADOR válvulas, A y B, accionadas por un resorte único, de tal modo, que la una se cierra siempre- al abrirse la otra. Inclinando la botella y oprimiendo el resorte, se llena de líquido el depósito; cuando se deja de hacer prcT sión, la comunicación con la botella queda cerrada, pero al mismo tiempo la válvula B, que da salida al líquido del depósito, se abre. Por este procedimiento, no puede salir, de una vez, de la bofella más que una deterraipada cantidad de líquido, que será la que el depósito sea capaz de contener. APUROS DE UNA MAMA 7 M rs. Mary Knesbeck ha sido condenada por el juez Choinsell, de Cleveland, á mantener á SU hijo gordo ó á ir á la cárcel. Hace dos meses Mrs, Knesbeck se presentó al juez pidiendo una orden de arresto contra su hijo, acusándolo de vago. Algunos vecinos comparecieron al juicio y declararon que el chico era bueno y que sus ausencias del hogar paterno tenían por causa la necesidad en que estaba de trabajar para tener con qué comer, pues su madre, á pesar de ser rica, no le daba el alimento necesario. El chico pesaba 120 libras el día del juicio, y el juez aplazó la vista de la causa, enviándolo por dos meses á casa de una familia amiga suya. Cuando se vio la causa en esta semana, Edw ard pesaba 154 libras, y el juez, convencido de la verdad de los alegatos del chico y de los vecinos, ha condenado á la madre desnaturalizada á que lo mantenga en el mismo grado de gordura ó á ir á la cárcel. GUILLOTINA PARA PRUEBAS FOTOGRÁFICAS A sí como el Cid ganó batallas después de muerto, otros muchos difuntos han realizado hazañas más ó menos maravillosas. Hace poco tiempo qiie en los Estados Unidos un tren recorrió muchos kilómetros sin que los viajeros sospechasen que la locomotora iba gobernada por un cadáver. El maquinista estaba en su puesto, con la cabeza asomada á la ventanilla de la marquesina, y la mano izquierda en el regulador. El fogonero, atento á su obligación, echaba carbón en el hogar y de vez en Cuando tocaba el silbato. p a r a verter de una botella una de terminada cantidad de líquido en un vaso, es preciso tener cierto hábito de efectuar, esa operación, y, aun asi, es muy probable que se deje caer un exceso. El tapón dOsificadór que describiremos hace sencillísima la cuestión. Consiste en un pequeño depósito que se adapta, por níedio de iin tapón de corcho que lleva en su parte inferior, al gollete de la botella. El depósito está provisto de dos p r xisten diversos aparatos para corr tar las pruebas fotográficas, dan- dolas exactamente Jas dimensiones requeridas por la tarjeta en que se haya de pegar. Nuestro grabado represen-