Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
porque somos como todos los cangrejos. -Esa es grilla, que yo los he visto guapos y elegantes. ¿Dónde? ¿En China, por casualidad? -No estuve en esas tierras, mi amiga; los he visto, y no hace mucho, en un pueblo, aquí cerquita. En la casa del alcalde, en una fiesta magnífica que daban al diputado. ¿Los cangrejos asistían á esa fiesta? -Se contaba con ellos en la comida. -i Y estaban muy elegantes? -Naturalmente, y no iban con ese uniforme pardo y triste que aqui se estila. Todos iban de encarnado. ¿De veras? -De grana fina, que es el traje de etiqueta que se gasta en las comidas. -i Sí que estarían preciosos! Yo no sé lo que daría por ver una de esas fiestas... -Pues es cosa muy sencilla: subios á los raides de un pescador, y en seguida él mismo os llevará al pueblo. ¡Calla, marisabidilla! -la gritó un cangrejo anciano que desde el agua la oía. -Y vosotros, ¡ignorantes! ¿sabéis en dónde, estarían esos cangrejos tan majos que dice que vio esa picara? ¿En la mesa del banquete? ¡Ya lo creo, en la comida! ¡Pero cocidos! ¡Cocidos! -Los que encuentren esta vida que llevamos en el río demasiado humilde, sigan los consejos de esa loca y así es seguro que vistan el traje rojo; mas sepan que vestidura tan linda se obtiene en el agua hirviendo á costa de nuestra vida. Cn. 3 S 0 pompa de unos diez centímetros de diámetro. Moiando un dedo en el agua jabonosa y aplicándolo á la pompa, se probará su resistencia. Si la pompa resiste, el líquido está á punto; si se rompe en seguida, hay que añadirle jabón. Preparada, pues, el agua jabonosa, j a pueden hacerse las pompas y hasta organizarse concursos- -ahora que están de moda- -de rapidez, de volumen, de distancia... Un juego divertido consiste en impedir la caída de una pompa, persiguiéndola en el aire con un cartón, donde acabará por detenerse y permanecer algún tiempo. Es indispensable para esto que el cartón esté ligeramente humedecido con el agua jabonosa. Puede formarse una cadena, haciendo una pompa y sin que se redondee por completo soplando para hacer otra y otra y otra; pero es muy difícil pasar de los cuatro ó cinco eslabones. Muy bonito también resulta el colocar una pompa sobre una flor, para lo cual es preciso humedecer los pétalos con un pincel mojado en el agua jabonosa. Esto hay que tenerlo muy presente: cualquier objeto que se aplique á la pompa debe estar impregnado en dicha solución. Asimismo resulta precioso encerrar varias pompas en una. Se hace poniendo sobre la mesa un cristal bien limpio, himiedecido con el agua jabonosa. Sobre él se hace la pompa con una paja, que resultará una media esfera; se moja de nuevo la paja, introducién- POMPAS DE JABÓN AAamos á explicar á nuestros pequeños lectores la mejor manera de hacer pompas de jabón, pues no todos saben practicar con éxito este arte que sirve deartístico y agradable entretenimiento. Lo primero que hace falta es, naturalmente, el agua de jabón; pero, hay que saberla preparar, pues de ello depende en gran parte la bondad y solidez de las pompas que fabriquemos. No hay que pensar en jabones especiales, pues á veces el jabón más vulgar es el mejor; basta con aue haga mucha espuma, y el íjue más haga debe ser el preferido. Introaúzcase un trocito en un recipiente con agua ligeramente templada, y frótese hasta que produzca una espuma resistente; métase entonces en el líquido una pipa de yeso y sóplese para hacer una dose con valentía en la pompa y soplando para hacer otra, y así sucesivamente. Con lo dicho hay bastante para pasar el rato divertidos en un juego tan bonito como agradable.