Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PO REVISTA ín AÍCOR ILUSTRADA y NtTM, 1 ftH MAOTÍTD, l í T K n C T L I í n r í T E ir Ifk VOLUNTO C i N darsu ciifíila de dio. iiuinralinentc, Napo Icrn conielió una vez en su vida soñalada impmdciitiia. La cosa ocurrió en Eí paña, donde bien iJiidicra decirse iic no coniciió esa sola ei conquistador d d numdo, siendo la primera y trasee. idünial haberse im- tído en ratonera semejante. Sin embargo, la imprudencia á c uc me refiero fué doblemente erave, amén de incNplicalile, y sólo la excusa, ó la t- xcuíaría ante la Historia, sí la Historia la corocieac, esa mágica y prestigiosa seguridad que tienen los ¿randes hombres de ijuc e a ar e tá en favor suyo, aun cuando en España bien pudo entender eí héroe de Austerlit i ue la suerte empezaba á cansarse de prodifiaric caricias locas. Nada sabe la Historia de que, al paso por un pueblecillo de Castilla, defude hi o nocbe el capitán del siglo, algunos oricialcs de su Estado Mayor sintieron el deseo, luuy natural, de afeitarse, lo que se afeitaban, y recurtar e pelo y barba casi lodo Tenían sus barlieros en cada reEimienlo; pero babían visto al pasar una barbería muy pulcra, caso extraño, con su yelmo de