Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mESA REVUELTA URín 5I5 AI LS ANLXbüTA f AR 1 ATURA 5 t C ac V ERDADES Y MENTIRAS PARA EL CEPILLO DE L O S D I E N T E S n cepillo de dientes no debe ser guardado nunca, pues entonces toma pronto un desagradable gusto á humedad. Igualmente puede el cepillo convertirse en nido de vegetaciones microbianas rauy peligrosas para la boca. Para viaje, suelen usarse estuches metálicos ó de cristal, cuyo U 7. Trabaja ó muere es la divisa de la Naturaleza. Si dejáis de trabajar, moriréis intelectual, moral y físicamente. 8. Sed apasionados por la exactitud... Veinte cosas á medio hacer, no valen lo que una hecha del todo. 9. Vuestra vida será la que os hagáis. El mundo no nos devuelve más que aquello que le damos. 10. Aprended á sacar provecho de los fracasos. 11. Nada vale lo que la tenacidad. El genio vacila, tantea, se cansa, pero la tenacidad está segura de ganar. EL FRASCO FR 1 G 0 R parte, el amianto es mal conductoí del calórico, y esto impide que el calor exterior haga subir la temperatura del líquido contenido en el frasco. Dicha temperatura no bajará de i. S grados, pero si se desea mayor enfriamiento, puede substituirse el agua con otro líquido más volátil; alcohol, bexcina ó éter, por ejemplo. EL D E P O R T E DEL AYUNO empleo también debe proscribirse por las razones indicadas. Lo mejor es conservar el cepillo de dientes colgado en el tocador, para lo cual es útil el sistema representado en la viñeta que acompaña. Su sencillez se- apreciará sabiendo que está formado con im trozo de alambre galvanizado, retorcido en espiral. El portaceoillo se cuelga p o r la anilla que puede verse en su extremo superior. UNAS M Á X I M A S orrientes son en el comercio las botellas que conservan frías ó calientes las bebidas durante cierto tiempo. He aquí una clase de frascos que hacen algo más aún: producen frío, lo que les da considerable utilidad, sobre todo, en los meses de verano. El principio en que se tunda el frasco Fricar es muy sencillo: la propiedad que tiene un líquido cualquiera de absorber el calor al evaporarse. En este mismo principio se basan casi todas las máquinas frigoríficas industriales. l- ll e aqui once máximas que encierran verdaderos consejos de indudable utilidad. Son de origen yanqui, y ya es sabido que los americanos del Norte son considerados como hombres prácticos y previsores. I. No esperéis el momento tavorable: creadlo. 2. Dése á un joven resolución é instrucción, y no habrá quien pueda limitar el número de sus éxitos. T, No tengáis otra preocupación que la de elegir una carrera. ¿Para qué sois aptos? Esta es la cuestión de! día. 4. Concentrad, toda vuestra energía en un solo fin inmutable. No os dejéis arrastrar á vanas vacilaciones. No. penséis en muchas cosas, sino en una sola, pero tenazmente. 5; Presentaos bien. El hombre que tiene buenas maneras puede pasearse sin grandes riquezas, todas las puertas se le, abren y en donde quiera puede entrar sin pagar. 6. Respetaos á vosotros mismos y tened confianza en vuestro valer; es e! mejor medio de que se lo inspiréis á los demás, S e ha puesto de moda entre los es tudiantes de la Universidad de Lake Forest, en Chicago, la práctica de ayunar, decidiéndose t o d a s las disputas con una apuesta á ver cuál de los contrincantes observa un ayuno más riguroso durante determinado período de tiempo. La costumbre ha tomado tales, proporciones que se ha formado un club entre ios estudiantes aficionados al extraño deporte, en el cual la directiva es elegida según la habilidad y resistencia en el ayuno de los miembros del club. Miss Laura Cowler, que siempre que quiere comprar algo ayuna para ahorrar á razón de un doílar diario, es presidente del club, y los demás miembros de la directiva son Charles Nelson, Glen Brown, William Baer y Bentley Barbour, individuos para los cuales es un juego pasarse tres días sin comer, bebiendo sol- agua, y que frecuentemente ayunan dos días para poder ahorrar el precio de los billetes de teatro; pero hacen constar que el día de k función comen, porque el hambre no les permitiría gozar del espectáculo á que asisten, y para miss Cov rler es un juego estar cinco días sin comer. Se ha puesto tan de moda esa costumbre en la Universidad, que má. s de la mitad de los estudiantes ayunan un día de la semana, asegurando que eso les permite sacar mayor provecho de sus estudios. PARAGUAS PARA COCH El inventor del frasco Frigor no ha hecho otra cesa que construir una vasija porosa que refresca los líquidos por evaporación, al igual que lo verifican los clásicos botijos y alcarrazas tan usados en España. Para refrigerar el recipiente a de la cantimplora en cuestión, el inventor lo forra de una cubierta de amianto, b, sujeta por medio de una tela metálica, c. El amianto, humedecido, desempeña el mismo papel que la pared porosa de los botijos, y el receptáculo a se enfría progresivamente. Por otra S a b i d o es lo difícil que resulta salir de un carruaje sin mojarse cuando cae la lluvia. Siempre hay un instante en que la persona que sale dtl coche se encuentra al descubierto, por muy pronto que quiera abrir su paraguas. Un francés ha ideado un practico sistema que evita este pequeño contratiempo, y que se reduce á adaptar sobre la parte superior de la portezuela un paraguas de forma especial que se abre á manera de abanico.