Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA REVUELTA URín 5I bAhE 5 ANL CbATA AR 1 ATURA 5 %2 Z ac VERDADES Y MENTIRAS CURACIÓN ORIGINAI os aldeanos de Rusia, y especialmente los de los alrededores de Moscou, emplean un sistema muy curioso para curarse el reuma: toman baños de hormigas. Estos baños los preparan del modo siguiente: buscan un hormiguero, y una vez encontrado, reúnen en un saco hormigas, huevos y cierta cantidad de tierra del mismo hormiguero, atan muy bien el talego, y al llegar á casa lo meten en un baño de agua caliente, la cual no tarda en adquirir el olor característico del ácido fórmico, y entonces bañan al enfermo. El baño ejerce vma acción irritante muy enérgica sobre la piel constituyendo una especie de derivativo que hace desaparecer los dolores reumáticos. Si alguno de nuestros lectores quiere probar las cualidades terapéuticas de este baño, debe tener presente que no conviene estarse mucho tiempo en el agua de hormigas, porque podría irritarse tanto la piel que resultara contraproducente. LA t l M P l E Z A DE LAS PIPAS 1 troduce el tapón, ajustándolo bien, en el. braserillo de la pipa. Hecho esto, sólo. resta calentar la esfera en una lamparilla de alcohol. El vapor de agua pasará por el tubo acodado, yendo á parar al de la pipa, que atravesará, limpiando perfectamente toda nicotina ó suciedad allí depositada. LADRONES FESTIVOS ración se dirige el utensilio que aparece dibujado entre estas líneas. No es sino una variación del conocido huevo ó bola de madera tan usado para zurcir calcetines ó medias. p xisten diferentes modelos y sistemas de aparatos para limpiar pipas, cuyo resultado es deficiente, por regla general. En Inglaterra, donde los fumadores de pipa forman un contingente numeroso, se da á este asunto verdadera importancia, y los inventores no cesan de idear nuevos procedimientos para ello. 1 os vecinos del Bronx. en Nueva York, están que trinan contra unos ladrones que, no contentos con robarlos, se entretienen en dejarles misivas en que se burlan de ellos. A Mr. Cristopher Brochart, después de robarle varios objetos de valor, le dejaron la siguiente nota: Nos vamos sin llevarnos gran cosa, porque tememos que el bulto llame la atención de la Policía. Volveremos. Muchas gracias, chiquillo, por lo que hemos cogido. En otra casa pusieron en la puerta por donde salieron: Aproveche esta lección. Trate á su prójimo como lo hemos tratado nosotros. A Mr. Richard Kirwan le robaron su reloj y 120 dollars, y encima de la nevera dejaron una carta con un dollar, en que le decían: Los niños pueden tener hambre mañana. Use e s e dallar p a r a comprarles alimentos. También entraron en el piso de la familia Matheson, compuesta del matrimonio y ocho hijos. Allí no robaron nada y le dejaron una carta con diez dollars, en que decían: Les tenemos lástima y hemos resuelto no llevarnos nada. Ahí quedan esos diez dollars. Ojalá les sirvan de ayuda. La Policía ha tenido que conformarse con recoger las cartas, ya que no puede capturar á los ladrones, y éstos continúan sus raterías en aquella sección de la ciudad con una regularidad y una audacia inconcebibles, pues hasta ahora no se pasan dos días sin que roben alguna casa, y dejen algunas de sus cartas festivas. PARA ZURCÍ GUANTES El zurcidor tiene dos extremos de diferente grueso, á fin de poder ajustaría á las dimensiones del dedil, en el que se introduce para hacer más sencilla la labor del zurcido, que, con auxilio de este práctico chisme, se realiza cómoda y brevísimamente. PARA SECAR CLICHÉS fotógrafo aficionado puede, con un poco de habilidad, procurarse diversos utensilios de laboratorio sin necesidad de hacer crecidos desembolsos. He aquí la manera de construir por sí mismo un aparato secador tan sencillo como práctico. Todo se reduce á fabricar con alambre un doble gancho de suspensión, conforme al modelo representado en la figura i. pi El grabado adjunto representa un novísimo sistema de limpia- pipas, que parece aventajar á todos los hasta ahora conocidos. Consiste en una esfera metálica hueca, del diámetro de una moneda de cinco pesetas, y de la que parte un tubo acodado dos veces, e 1 c u a 1 termina en un tapón de caucho. Llénase de a i a la esfera y se in- j? l fin de un par de guantes suele, generalmente, comenzar por las puntas de los dedos, sitio donde el deterioro ocasionado por el uso es más considerable. Zurciéndolos bien, la duración de unos guantes puede prolongarse algún tiempo más, y á facilitar esa ope- La manera de emplear el ingenipso aparato se comprende con ...lo examinar la segunda viñeta. Dos de las esquinas del cliché entran en las anillas del secador, que se suspende luego de una cuerda. Como el procedimiento no es costoso ni difícil, se puede construir una serie de secadores que permitirá sé-