Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
iv: NOTAS TAURINAS rridas este año; aún me faltan sie, te ú ocho; á fin de temporada habré ganado unas 4.000 pesetas y con ellas voy á establecer una almoneda d e muebles permanente, pues veo que á pesar de que piso el terreno que pisan los hombres, no llego arriba, y para no llegar, no quiero seguir. Valentín e r a hombre bondadoso, trabajador é ilustrado. Cuando no toreaba, ganaba un jornal como carpintero, y en sus ratos de ocio leía para instruirse y escribía versos con verdadera inspiración. Dignos de ser recordados, por el ingenuo cariño que revelan, son los que dedicó á una de sus hermanas enviándola im retrato suvo empeño que tenemos otros en que no haya confusiones. Allá, pues, c a d a uno con sus responsabilidades y con las consecuencias. No hace mucho toreó en Chipiona un joven llamado Juan Zarco. (Montes II) y se publicaron telegramas en algunos periódicos dando cuenta de que había visto salir los cabestros, y había quedado de manera fatal. Luego resultó que aquello no era verdad; pero las consecuencias de la noticia no sólo las ha sufrido ese Montes II, sino otro joven que se apoda igual y se llama Mariano Merino, y otro cuyo nombre y apellido son José Montes. También ha ocurrido que un tal Juan Martín (Maríinito) quedó muy mal en una plaza cercana á Madrid, y los que se ocuparon de la faena aquella han tenido que soportar la noticia consiguiente de el Martinito que toreó en tal plaza no es Lorenzo Martín (Martinito) sino otro cuyo apodo coincide con el de este diestro, que por cierto en dicho día no toreó, etcétera, etc. Si no se pone mano sobre esto, es imposible. Ya el desbarajuste es grande, y no es que nos confundamos al revisar papeles viejos, sino que en un mismo día se leen los telegramas en los periódicos diarios, y el lector aficionado se hace un lío. Un ejemplo práctico que no está lejos. El día que se grodujo la bronca, con destrucción y principio de incendio, en nuestra plaza de toros, traían algunos periódicos de la mañana dos telegramas que volvían loco al lector más equilibrado y más entrenado en estas cosas. Decía el uno: Santo Domingo de la Calzada, 13. En la corrida de esta tarde los diestros Gallito y Regaterín han estado Valentíiv Conde. superiores. En el otro se leía: El año 1894 se presentó como ma Sevilla, 13. El espada Gallito ha tador de novillos en 1 a plaza d e 1 llegado tarde al tren expreso, en el Puente de Vallecas, y en Marzo del 9 debutó en Madrid, donde toreó su que debió salir para torear mañana en esa. última corrida pocos días antes de su A las diez salió en un automóvil, horrorosa muerte. y llegará á tiempo, antes de medioP P. C H A N E L A día. ¿Quién acertaba el jeroglífico? No faltó quien tuvo empeño en saber á qué Gallito atenerse, y á los pocos días supo que el que había toreay a empiezan los toreros á sentir los do en Santo Domingo no era otro que efectos de la duplicidad de apoFlorencio Martínez (que tampoco es dos, y ellos mismos se verán obligaMartínez) (Gallito de Valencia) á dos á quitárselos si no quieren ser quien acompañaba Victoriano Roto, víctimas de las consecuencias de la el hermano menor de Regaterín. fea costumbre, que ya es cosa coRevistas hay de corridas del año rriente, de vestirse con ropa ajena pasado en las que puede verse que para ver si disfrazados pueden pasar, pareó Perdigón los toros de dos esya que con sus vestiduras les ha de padas, sin que los cronistas paren costar gran trabajo colocarse. mientes en qué Perdigón era el de No han respondido los que se ocu- cada cuál. Y aun puede haber tres, p a n d e estas cosas en la medida que cuando entra en funciones el de Córhubiera sido necesaria para atajar el doba. mal, y los toreros se han reído del Algo ocurre parecido con las ga- KS naderías, pues no faltan quienes se aprovechan de nombres estima W e s para alcanzar éxitos pecuniarios que de otro modo no alcanzarían. Todavía, hace dos años, se anunció una corrida de reses de D. Gregorio Campos, qi. antes habían sida de Andrade. antes de Adalid y antes de otros dos señores, hasta llegar al origen de Núñez de Prado, colocando este nombre en letras llamativas, por el tamaño y por el color, después de más de veinte años que no se corrían toros á nombre de tal ganadero. El marqués de Salas se deshizo de la ganadería hace veinticuatro años. V aún vemos en los carteles el nonr bre de SALASJ para hacer creer que son buenos los toros de quien compró el derecho á hierro y divisa, y no tiene ni un pelo en sus reses que descienda de la vacada del marqués. Este año, en una corrida que se dio en Eibar, se anunciaron toros dé Garrido Santamaría, el Garrido, casi invisible, y el Santamaría, llenando casi el cartel, y no fué uno solo el periódico que anunció las reses como de Moreno Santamaría Otros nombres s e utilizan igualmente como pabellón para cubrir la mala mercancía, sin que en ello paren mientes los que aprueban ios carteles, ya que 1: 0 los paran los empresarios, que son los primeros que debían evitar esas duplicidades, que en otro orden de cosas se perseguirían como delitos. ¿Hay nada más honroso para el nue tiene conciencia de su valer que ílevar su verdadero nombre á la más alta popularidad? ¿Y hay nada que más denigre que tener que usar nombre de otro para que se fijen en uno? Antes el suicidio. ÁLBUM EICGRAFICO MANUEL D E LA HABA (ZURITO) CON ROPA AJENA I Jno de los buenos picadores que en todo tiempo habría hecho excelente papel, aunque hubiera trabajado íon los Hazaña, Corchado, Coriano, Calderón y otros tantos que en! a his. oria tienen nombres famosos porque ueron los mejores en su época. Si Zurito, como digo antes, hubiera trabajado con aquéllos, se habrían repartido las palmas, y á él le habría- orrespondido su parte, ganada en noble lid. Es un verdadero artista á caballo, y cuando se le ve trabajar no se sabe qué admirar más, si la habilidad del jinete, que lleva al caballo donde y como le place, ó el conocimiento del torero, que pega á los toros mucho más que otros muchos sin que su castigo revista el aparato que reviste el