Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
71 rriESARLVVJCLTA ¡Cuando yo sea hombre, me pasaré todo el día jugando con cerillas! LA MALA LENGUA Un agujero, practicado sobre una hoja de cinc, permite trazar tres pun- ¿Y por qué? -Hombre, por aquello de que ma nos blancas no ofenden PARIENTA DE GEDEON r e c a á su marido una verdulera de rompe y rasga: -No sé de quién ha sacado nuestra hija la mala lengua que tiene... De seguro que no es de mí... -En eso llevas muchísima razón- -replicó él, porque tú tienes aún la tuya. He logrado salvar al enfermo qué t nto me preocupaba. -Ya sé que eres un buen médico- -repuso ella. -Y si te hubiese conocido cinco años antes, estoy segura de que aún viviría mi primer marido EL ESCRÚPULO ecía un doctor su mujer: D -Estoy de áenhorabuena... tos sobre un papel blanco (fig. i) Las tres pantallas M, N, V (fig. 2) están dispuestas de tal modo, que no se puede mirar directamente á dichos tres puntos, sino que solamente se les ve reflejados en el espejo M, adonde les eiivía otro espejo, N. VAisitaba un señor la casa de campo de un amigo suyo, y al llegar al gallinero le dijo, admirado: -i Cuántos pollos tiene usted... ¡Y qué hermosos algunos! ¿No los mats usted? -No, señor- -contestó el amigó. -r Soy de la Sociedad protectora de animales... Los mata mi cocinera. RENGLONES CORTOS PARA EL ABANICO DE U N A CCOUtn- A En el espejo M se ve igualmente reflejada lá punta del lápiz, que se situará sobre uno cualquiera de los tres puntos. La experiencia consiste en reunir los tres puntos con líneas rectas en un tiempo dado. El problema puede variarse hasta el infinito, aumentando el número de puntos ó haciendo trazar al jugador toda clase de líneas sin tocar á ellos. La cuestión parece baladí en el primer momento, pero lo cierto es que sólo se consigue salir airoso después de muchas tentativas y dé gastar no escasa paciencia. Puedes burlarte aprisa de mí, traviesa Inés, mas no ocultes la risa detrás de tu abanico japonés. Que yo perdonaría tal ultraje si á través del espeso varillaje pudiera contemplar tu risa vana y esa tu pecadora dentadura, de nítida blancura, que mordió del pecado la manzaíta. DEDUCCIÓN LÓGICA REEMPLAZO INGENIOSO -Mira qué retrato me han hecho. E s t á muy bien. Es una instantánea... ¿Por qué? -Porque estás con la boca cerrada. UN VALIENTE Una flor te prendiste junto al pecho y un gusano de. luz en la cabeza; falto tu corazón de sentimientos, y tu cráneo de ideas, substituyes con flores los primeros y suples las segundas con luciérnagas. LA ÉPOCA Y EL M O T I V O INGENUIDAD CHISTES O odríguez llega á la oficina á las once y media. -Las once y media. Rodríguez- -le dice e r j e í e. ¡Todos los días lo mismo 1- -Es que mi reloj atrasa. -Pero á la hora de salir va bien. Rodríguez, con la mayor buena fe: -Es verdad... -Por ciertó- que á mí también me extraña. INOCFNCIA I I n chulo que las da de matón va á subir á un ómnibus para ir á los toros. Al verlo completamente lleno, se dirige ai que le parece más pacífico de entre los viajeros y le dice con voz bronca y amenazador ademán: -Ya se está usted bajando. -Con mucho gusto, pero es para romperle á usted las muelas. -Pues no se baje usted, porque ahora recuerdo que me, he dejado el billete de los toros en casa. UNA FRASE Cuando Quevedo veía una disputa ó querella, sin indagar más, decía: ¿Quién es ella... Han cambiado, á no dudar, mucho las cosas después; ya es más cuerdo preguntar: ¿Cuánto es... PENITENCIA EJEMPLAR ocho sueJ uanito, niño de en seraños, no ahora ña más que mayor para poder hacer todas las cosas que se le pirohiben. Ayer le decía á su papá, con aire ariienazador: I í n gomoso tenía relaciones con la hija de un albañil. El padre sale un día del trabajo con las manos llenas de cal, encuentra al novio y le da una bofetada. El muchacho se resigna, y al referir el caso á un amigo, éste le dice: -Y tú, ¿no le pegaste? -No hice caso del bofetón. Dos amantes confesaron á un abate su pasión. El decía: La idolatro más que á Dios. Ella, impía, de igual modo blasfemó. El anciano, horrorizado, les negó la absolución, y en castigo y penitencia los casó. JOSÉ GUARDIOLA.