Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fV NOTAS TAURINAS bestia, y dos del segundo reserva, á que antes nos hemos referido, que José Gómez (Canales) que perdió el relata de este modo los incidentes de penco. la lidia: Victoriano Alcón (el Cabo) clavó Colocados los picadores en sus dos pares, y Pablo Herráiz, medio. puestos y repartidos los capotes de S 3.1 vador Sánchez (Frascuelo) lujo por la gente de á pie á los amique vestía lila y negro, dio dos pases gos de la barrera, apareció el primer naturales, cinco con la derecha, uno toro, de nombre Toruno, del duque cambiado, otro por alto y una estode V eragua, de pelo berrendo en necada contraria y corta. gro, capirote, botinero, bien puesto y El quinto toro, de D. Anastasio bravo, no sacando la elegante moña, Martín, que fué regalado como los regalo de la señora duquesa de Feranteriores, acudía por Fortuno; no nán Núñez. Francisco Guti é r r e z sacó la moña, de doña Candelaria Ga (Chuchi) le puso tres varas, pervina de Salvador López. El toro era diendo dos caballos, y cinco Frannegro, bragao, meano, bien armado. cisco Calderón, que estaba de tanda. Domingo Granda (el Francés) puso Mariano Antón colgó dos pares tres varas, perdiendo el montante. de rehiletes, uno de gallardetes y otro Antonio Calderón tres, y una José natural, y Manuel Mejía (BienveniGarcía Iglesias (Morondo) y otra da) colocó im par de las chinescas y Manuel Gutiérrez (Melones) Victomedio de las comunes. riano Recatero (Regaterín) clavó par M a n u el Fuentes (Bocanegra) y medio, y Ángel Pastor, dos. Vicon traje verde y oro, se dirige al cente García (VUlaverde) de moratoro, y después de dos naturales, dos do y oro, con dos naturales, tres con cambiados, uno de pecho y tres con la la derecha y dos de telón, dio una derecha, dio una estocada atravesada, corta á volapié y un metisaca bajo. otra en hueso, otra atravesada, otra El sexto, de Miura, regalo tamídem. bién á la Diputación; su nombre Le El segundo toro, de D. Antonio chuzo, jabonero, bien armado, sacó la Hernández, de nombre Cazador, y moña, obsequio de la marquesa de regalado á la Diputación, como el Perijaá, que se la quitó Antonio Calprimero, tampoco sacó la moña obderón en una vara, poniendo otras sequio de la Junta de Damas de Hotres, y el Francés, cuatro, nor y Mérito; el toro era negro, bien Fernando Gómez (Gallito Chico) armado, voluntario, pero se escupió clavó un par, y José Martín (La al hierro por un desgarrón de Curro Santera) par y medio. José Lara Calderón, quien, además, colocó otra (Chicorro) de morado y oro, trasteó -ara y cayó; cuatro puso Chuchi, y con tres naturales, dos por alto, tres una Marqueti. cambiados y una estocada en hueso, José Gómez (Gallito) y Juan Moarrancando, y una baja. lina clavaron tres pares, dos el pri El séptimo toro, de D. Carlos Lómero y uno el s e g u n d o todos al pez Navarro, regalado también, se cuarteo. llamaba Boticario, y no sacó la moña, Rafael Molina (Lagartijo) de de doña María Pereira de Buschenlila y oro, da al toro dos naturales, tal; era cárdeno, bragao, listón; ima uno preparado de pecho, otro alto, vara puso el Francés, perdiendo la lina estocada arrancando, delantera cabalgadura; cuatro Morondo, muy baja. riéndose el penco, y dos Melones, Él tercero, de D. Manuel Puente quedando desmontado. López, conocido por Vinagre, se dejó Pastor colocó dos pares y Regateen la puerta del chiquero la moña, rerín uno, y José Machio, con graria y galo de doña Carmen Olite de Ánnegro, previos tres naturales, cinco gulo. Era el bicho retinto, ojo de percon la derecha, dos cambiados y dos diz, cornialto, bizco del derecho y de telón, dio una corta atravesada, liuído. una en el aire, saliendo arrollado, Sólo tomó una vara de Paco Calmedia estocada en las paletillas, y á derón. Domingo Vázquez clavó dos paso de banderillas, otra media al repares de lujo; Julián Sánchez otros vuelo y otra baja. dos, dejando al toro para que Fran Frascuelo salió de la plaza con su cisco Arjona Reyes (Carrito) vestigente para ir á torear á Murcia. do de azul y oro, después de cuatro El octavo, de Veragua, se llamaba naturales, tres de telón y uno con la Rondeño y se le cayó la moña, de doña derecha, le diese una estocada contraMaría Salamanca. Era el toro negro, ria á volapié. bragao y brocho; tomó dos varas del El toro también había sido regaFrancés y dos de Morondo. lado. P e d r o Fernández (Valdemoro) El cuarto, de D. Ildefonso Núñez colgó par y medio y Mariano Antón de Prado, regalado jgualmente, y que uno, y Ángel Fernández (Valdemoro) dejó en la barrera la moña, de la dude granaj y plata, da cinco naturales, quesa de Uceda, se llamaba Mockito, tres con la derecha y dos de telón, un er Si cárdeno, bragao, acachapao y pinchazo bajo arrancando, dos cortas corniabierto; recibió cinco varas del y un buen volapié. Chuchi, á quien mató un jaco; dos El noveno, de D. Manuel Puente íle Calderón, matándole también la 7 WM López, se llamaba Capuchino, era colorao, ojo de perdiz y bien armado. Tres varas puso el Francés, perdiendo el potro, y cuatro Melones. Bienvenida clavó dos pares y Mariano uno, y Bocanegra, con tres naturales y dos de pecho, dio una arrancando y baja. El décimo y último toro, de López Navarro, se llamaba Traidor, era negro, listón, corniabierto y cobarde Le tostaron la piel Molina, c n dos pares, y Bienvenida, con uno. Lagartijo, después de cuatro naturales, seis con la derecha (siendo desarmado) dos medios, tres de telón y cuatro cambiados, dio una arrancando, otra en hueso, otra ídem, cayendo delante del toro, sin que le hiciera nada afortunadamente, y otra corta, y terminó la corrida. Así fué inaugurada la plaza madrileña. P P. C H A N E L A ÁLBUM BIOGRÁFICO ANTONIO OLMEDO (VALENTÍN) p a r a hacer carrera en la profesión taurómaca, es necesario que concurran muchas circunstancias, y en cuanto uno de los factores se niega, da al traste con la eficacia de todos los demás. Decía Pepe Hillo que para ser torero hacen falta tres condiciones, y son éstas: valor, valor y VALOR. Pero no podernos estar conformes con tal aseveración, aunque afirmemos que sin valor es absolutamente imposible pensar en ejercer la profesión decorosamente. Para prosperar en la profesión de torero hace falta valor, valor, suerte y suerte. Con ese equipaje se llega á todo y se consigue aquello que parece menos hacedero, pues en una profesión en la que está continuamente en peligro la vida, si no se tiene suerte, es imposible prosperar. No diré que es imposible, pero sí que es muy difícil que salgan con frecuencia diestros c o n 1 a valentía q u e tuvo Antonio Olmedo siempre que le vimos junto á los toros. Aquello no era valor solamente; era el más absoluto desprecio al peligro, al que desafiaba constantemente, sin que en los trances más apurados se le viera hacer la más ligera mueca qué denotara dolor ó disgusto. Frío é impasible, le veíamos una y otra tarde descolgarse de los cuernos de los toros para volver á la cara de nuevo con inflexible voluntad y con una calma que causaba espanto y no gustaba de tan verdad como era. Bien administrada aquella temeri ¡dad, y dirigidos los pasos del torero I pof el camin ó qúe le llevara á apren-