Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C los chicos de aquella t i e r r a disfrutaban lo indecible con sus diversiones nuevas. Ramiro, el pulcro, c o r r í a sin zapatos y sin m e d i a s J a v i e r el bueno, á los p e r r o s les declaraba la g u e r r a y Fdena, la distinguida y delicada nuulcca, j u g a n d o con los m u c h a c h o s ¡hasta apuendió á t i r a r piedras Una m a ñ a n a e n c o n t r a r o n en una angosta calleja una c a r r e t a de bueyes ue estaba p a r a d a en ella. l dena y Ramiro, viendo á los dos ueyes de cerca, or no asar i) or lo estrecho p r e f e r í a n dar la vuelta. J a v i e r asó como un rayo, y á la miedosa ijareja comenzó á tomar el pelo por su excesiva prudencia. ¡Q u é m e m o s sois 1- -les decía. No veis que tienen sujetas las cabezas con el yugo, y con lo que el c a r r o pesa no podrían embestirnos los l) ueyes, aunque cpiisieran? Así tienen que a g u a n t a r s e de todo lo que les venga. lav ue ser vivos! M i r a d m e á mí y ai) rcn (le (i. babiecas I Y cogiendo á lui buey la cola comenzó á tirarle de ella. VI animal, molestado, le soltó una coz tremenda, que si le coge de lleno le hace i) edazos la pierna. V J a v i e r aprendió en. tonces que i) or vivo que uno sea, no está libre clel castigo que ide una acción perversa. CH. i ff- iijft r ¡Redic. j! ¡Q u é u v a s más herniosas hay en esta viña I No se ve naide por ahí. Voy á coger un racimico. UUUNO ES TAN FIERO EL LEÓN. -i Pequeño 1- ¡M a r í a S a n t í s i m a! El g u a r d a Me va á llevar atau al pueblo. Mi ijadre sin merienda, y mi m a d r e i No guio p e n s a r -r ñ n 1 s. -i. -A n d a h i j o llévale la comida á tu padre. N o te e n t r e t e n g a s aue está to la m a ñ a n a con una copa de aguardiente y estará esfallccido. -i Pero, hombre! No cojas esas uvas, que están agrias. E n t r a más ádrenlo, hasta el c u a r t o ú quinto palo, que allí ya están cjüenas, y coge las que q u i e r a s