Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡ICsc h o m b r e O n e ni asnjetcn á esc homb r e -g- ritaba. ¡Que me r a s u j c t c n niardita sea el a r r ó C uc va á sabe esc tío lo que es leña... ¡Av, mi caija... ¡i Mi caija ¡I, a mcjón cai) a que h a cortao C urrito cr Posma... Y entre turioso v apenado, enseñaba á los t r a n seúntes, que ijrcxuraban aplacarle, el e n o r m e zigzag uc la t r a i d o r a astilla habia m a r c a d o en el i) año azul cié su capa airosísima. I d tío Ahicario, e n t r e tanto, detenido ijor un oiiardia. renegaba pa: -a su capote de rodas las capa. s habidas y i) or haljcr, v no hadiía desplegado sus labios, leíase en sus ojos la más profunda y sincera con. stcrn ación. -A la omisaria- -dijo el guardia, m i r a n d o amenazador al i) alcto. -I iso á la C on. iisaría- -agregó el Scpuliurcro Ch. ico muy decidido y echando á andar. -bise tío me compra á mi una capa nueva, ó pierdo yo el nombre y ¡asta ia vergií nsa uc tengo. E n ¡presencia ciel comisario el pobre paleto sintió uc las iiicrnas 1 c Hojeaban, y auncpic dos ó tres veces intentó hablar, un. a indecible angustia aliogaba i sus palabras antes de ciue llegaran á sus labios. V, n cambio, el uo iílerü tenia! a lengua bien expedita. -S í s e ñ ó esc hombre ha sío, v con, la c a r g a de eslc lao. Iba yo por ei scntro de la cayc, tau conforme, y ¡j a r s a! Misté ¡ue jechuría. ¡I uen siete! ¿U n siete na m á s? b sto es la tabla de dividí ó to er sisteuia métrico si usté C üicre. M a r d i t o sea el a r r ó I Y con las faiiguitas que ndha costao á mi merc a r m e esta prenda. ¿Q u é dice usted á todo esto? -i) regunt 6 el comisario al asustadísimo iialcío. ¿bis cierto ctianto afirma este s e ñ o r? J il tío i acari tosió nn poco, socó el sudor frió que bañaba su frente, y ijrctcndíó liabUir: pero las iialabra. s no llegaron á ílor de sus labios: una maldita carrr. six- ra arccia a t e n a z a r l a s en su g a r g a n t a ¿Xo contesta uslcd? Fd tio Macario continuó p; uarda. ndo silencio. -l i s t e homln- c dcl) c ser unido- -agregó el comisario. ¿Q u e es nuulo? -repuso el ScpuUiircro Chico aprcta iído los dientes. -Cuarenta personas t r a i g o yo aquí ab. ora mismito que certifiquen diel escándalo que il ¡a a r m a n d o este tío por la caye, pegando voces. ambién esa? I ucs, ué g r i t a b a? ¿Q u é decía? -prcguntó el coni ario con v i a curii idad. -I i e s g r i t a b a i f u i d í a o! i b: i tve. x o n t r a 1- -exclamó el tío Macaiio, rc cntanrlo de mía vez. -Pues si vo gritaba cuidiao, ¿por ¡ué no be quitó usté (ben m e d i o PEDRO M U Ñ O Z S E C A T) ihiros de Medina Tcr. i. 4 Wf -w a 4- ír- t WA r i i k