Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DcrpE dad ó capricho, basta hacer girar sus cabezas con los dedos, como si se tra, tase de tornillos. CÓDIGO Ú T I L m t S A RLVULLTA cuentra en el interior, y está constituido por una válvula de cobre montada sobre un vastago móvil y colocada precisamente encima de la abertura interna del tubo de cobre. En estas condiciones, todo aumento notable en la salida del gas acciona sobre la válvula de seguridad, tapa el orificio é impide la fuga. El mismo gas, por su propia presión, hace que la válvula permanezca cerrada mientras la llave se encuentre abierta. Para utilizar de nuevo la corriente de g- as es preciso cerrar la llave y abrirla nuevamente. tranjeros, respecto de los cuales pueda darse fianza de volverlos á exportar convertidos en ropa, y como en estas condiciones resultan más baratos que ¡os del país, es muy natural que se usen con frecuencia aquéllos. Los trajes de casimires franceses é ingleses, por ejemplo, resultan muy caros en los Estados Unidos; pero fabricados allí con género importado bajo fianza, y exportados luego, pueden venderse muy baratos en el extranjero. BASE PARA TRÍPODES 1 fn viajero que ha sido víctima de la propina, ha descubierto los signos con que los empleados de los hoteles en las distintas capitales se comunican las condiciones de los pasajeros, desde el punto de vista de la propina. Como la lista es muy larga, sólo informaremos á nuestros lectores de las dos señales del Código más peligrosas para el pasajero. L o s hoteles acostumbran colocar una etiqueta del establecimiento en cada bulto del equipaje del pasajero. Una etiqueta colocada en la parte afuera del fondo de una maleta, significa que el pasajero no da propina y se debe tratar de romperle el equipaje. Si la etiqueta está partida en dos y después pegada en cualquiera parte de un baúl 6 maleta, significa que debe tratarse de que ese equipaje se quede en tierra, porque el dueño no sólo no da propina sino que trata mal á los criados. En cambio, d o s ó tres etiquetas puestas paralelas al largo del baúl ó maleta, significan que el dueño del equipaje es persona generosa y muy considerada con los sirvientes. CONTRA LOS GASES DELETÉREOS I os peligros del! as del alumbrado no son hoy de gran importancia, debido á que, en caso de fuga, su presencia es en el acto denunciada por el olfato. Sin embargo, esos existen y pueden tener consecuencias de carácter gravísimo en algunas ocasiones, como lo prueban no pocos accidentes ocurridos hasta la fecha. No está demás, por lo tanto, prevenirse en lo posible contra una verosímil catástrofe y un sistema ó aparato que evite cualquier contingencia de lamentables efectos, no puede menos de ser útil y necesario. De esa especie es el aparato de seguridad de que vamos á ocuparnos. Se compone de un cilindro de cobre, que permite el paso del sras por una de sus extremidades. Al otro extremo, y colocado en áneulo recto, hav un tubo también de cobre provisto de Esto, en cuanto se relaciona con las cocinas ú hornillas de gas; respecto á los mecheros, el inventor ha imaginado otro sistema no menos ingenioso. El gas llega por una reducida cámara completamente cerrada y no puede pasar mientras un vastago central del mechero no se recaliente. Si, por una razón cualquiera, se apaga el gas, el mechero se cierra automáticamente al enfriarse, haciéndose imposible toda fuga. UNA G R A N INDUSTRIA EN LOS ESTADOS UNIDO. S na llave de paso, y terminado por Mn enchufe en el que se coloca el tubo de caucho. El mecanismo de seguridad se en- TTn los Estados Unidos la industria de fabricar ropa ha llegado á adquirir proporciones verdaderamente asombrosas, existiendo en la actualidad varias casas que se dedican á ella y que fabrican por valor de tres á cinco millones de dollars al año cada una. Pocas personas conocen la admirable eficacia de la maquinaria empleada en este género de trabajos y el importante papel que desempeña la electricidad en sus motores y en sus infinitos detalles. Los fabricantes americanos de rose h a n descubierto á últimas fechas, que en Inglaterra y el continente europeo t i e n e n excelentes mercados para su producto, y han entrado en competencia abierta y enérgica con todos los industriales de sastrería en Londres, París y Berlín. Un hecho muy curioso referente á la fabricación de ropa en los Estados Unidos, es que las fábricas que hacen las telas no se benefician grandemente con el aumento de la producción porque no se les consume á ellas la materia prima. Esto proviene de que el arancel americano permite que entren libres de derecho los géneros ex. os aficionados y profesionales de la fotografía se ven con frecuencia precisados á servirse del trípode para tomar fotografías de exposición. Cuando la operación se realiza en el campo ó en un jardín, no existe dificultad alguna; pero la cuestión varía de aspecto si, por el contrario, ha de verificarse dentro de casa. Ocurre entonces que las puntas del trípode resbalan sobre los ladrillos ó el parquet, y no habiendo modo posible de dar al aparato la debida estabilidad, el trípode resulta coínpletamente inútil para su objeto. Este inconveniente se obvia cons- i truyendo el dispositivo que vamos á proponer á los lectores. Ni su coste ni su fabricación son cosa de gran monta, de manera que cualquiera puede construirlo sin gasto alguno y con un poco de maña. Es necesario proveerse de dos listones de madera de un metro de longitud y unos milímetros de grueso, y de anchura proporcionada. En el centro de un listón se practica un agujero de seis milímetros de diámetro, y á los dos extremos se efectúan ocho perforaciones distanciadas un centímetro ó poco más (fig- I) I En el otro listón se practicará en cada extremo otra serie de agujeros separados por una distancia de 17 milímetros (fig. 2) Reuniendo los dos listones por medio de una clavija que atraviese el centro del primero y un agujero del segundo, se obtendrá una base para colocar el trípode en los suelos resbaladizos, dando á los dos listones el ángulo preciso, lo que faciUtarán los agujeros de uno de los extremos del segundo listón.